La eclosión de la primavera lleva semana dándonos la bienvenida. Las flores llenan los campos y los jardines, pero también nuestros hogares. Y, algunas de estas plantas, no sólo decoran nuestras viviendas, sino que también aportan un agradable olor que nos evita la compra de ambientadores y nos aportará un agradable olor que nos recordará la frescura del campo.

Y una de ella es la Andrómeda o Pieris Japonica, un arbusto perennifolio de porte redondeado que pueden alcanzar los 2-3 metros de altura. Sus elegantes hojas coriáceas son de color verde oscuro brillante; cuando brotan adquieren tonos bronce. Las flores son pequeñas, ligeramente olorosas y se presentan en racimos péndulos por encima de las hojas. Florecen desde finales de invierno a principios de la primavera.

Los expertos consideran que se trata de un planta ideal para interior, cuyas preciosas florecillas en forma de campanilla embellecen nuestros hogares.

¿Cómo plantarla?

Para plantar este arbusto y que florezca rápidamente en tu casa lo más aconsejable es plantar directamente un cepellón, ya que las semillas tardarían mucho más. Además, lo días de lluvia son perfectos para plantarlos. Coge el cepellón y mételo en un recipiente con agua de lluvia hasta que desaparezcan las burbujas de aire que se forman con la inmersión. Después sácalo y desenreda las raíces delicadamente.

En una maceta profunda, cava un hoyo unas tres veces más grande que el cepellón y bastante profundo. Mezcla la tierra que has sacado del hoyo con tierra de brezo y pon un poco en el fondo del agujero. Después, pon la planta en el hoyo y cubre con el resto de tierra que has preparado. Aprieta un poco la tierra con las manos para que quede firme y riega abundantemente.

Los cuidados

Una vez que ya tengas en la maceta la planta de andrómeda debes regarla bastante, sobre todo al principio. Después, cuando ya empiece a desarrollarse resistirá mejor a la sequía y podrás espaciar los riegos.

La Andrómeda puede desarrollarse si está expuesta al sol de forma directa y también en zonas de semisombra. Resiste bien al frío aunque es más sensible al calor excesivo. Así que ponla en un lugar cercano a la ventana, que reciba luz del sol durante buena parte de la jornada.

Es conveniente regar la planta de Andrómeda de forma frecuente y teniendo cuidado de que la tierra siempre esté un poco húmeda. Lo ideal es regarla con agua de lluvia siempre que sea posible.

Te puede interesar:

Otras atenciones

El Pieris Japonica también necesita ser abonado una vez al año, preferiblemente en otoño. Además, es recomendable podar sus hojas ligeramente después de la floración. Es una planta bastante resistente a las enfermedades y plagas aunque hay que tener especial cuidado con las cochinillas y los pulgones que pueden atacarla.