Cada vez más compañías de moda prestan sus servicios para ayudar a combatir los efectos del coronavirus en el mundo. Los últimos en dar su apoyo han sido Anna Wintour y el presidente del Consejo de Diseñadores de Moda de América (CFDA), Tom Ford (ambos en la foto), que han anunciado que junto a la edición estadounidense de la revista Vogue lanzarán A Common Thread, una iniciativa de recaudación de fondos con el propósito de ayudar a todos aquellos jóvenes diseñadores que habían comenzado su propio negocio y se han visto afectados por la pandemia.

Los fondos del CFDA están destinados a proteger el futuro de los jóvenes diseñadores, especialmente de los ganadores de sus premios anuales como Altuzarra, Rodarte y Prabal Gurung, pero dada la situación de emergencia, han decidido dirigir los fondos especialmente a los afectados por la crisis. El proyecto se complementará con unos videos que se publicarán en sus plataformas protagonizados por los propios diseñadores y todos los trabajadores de las empresas