El pasado sábado, la ganadora de Supervivientes 2008, Miriam Sánchez, había sido detenida en un bar de Madrid por un "presunto delito de atentado contra un agente de la autoridad". La ex-actriz de cine para adultos y ex-colaboradora de televisión ha protagonizado una de las polémicas de la semana en la prensa rosa.

Según informó el programa Fiesta, de Telecinco, la expareja del periodista Pipi Estrada "se encontraba en un hospital madrileño custodiada por la Policía". Aunque otra fuente indicó que Sánchez estaría en un calabozo de una comisaría del centro de la capital.

Solo 24 horas después, desde el mismo espacio de televisión se ha desvelado la verdad: el motivo de su detención. Según ha contado Jorge Pérez, ex Guardia Civil, Mirian se encontraba algo alterada y los porteros del bar en el que se encontraba le invitaron a abandonar el recinto, pero ella se negó.

"Llamaron a la policía local que intentó convencerla. Esto hizo que se pusiera más agresiva". Entonces, y siempre según su versión, tuvo que ser detenida, momento en el que mordió a uno de los agentes.

Después de eso, la trasladaron al hospital por su estado de ansiedad y más tarde, a los calabozos de Moncloa-Aravaca. Este lunes pasará a disposición judicial.

Según Jorge Javier Vázquez, Pipi Estrada está al tanto de todo e incluso se ha manifestado sobre este asunto: "A Pipi le duele todo esto por su hija. Ya tiene una edad y también tiene un teléfono móvil y se entera de todo".