Última hora sobre el estado "grave e irreversible" de Julián Muñoz tras recibir el alta hospitalaria

Sus problemas de corazón han agravado la insuficiencia respiratoria que sufre desde hace 15 días

Última hora sobre el estado "grave e irreversible" de Julián Muñoz tras recibir el alta hospitalaria

EP

EP

Delicados momentos para Julián Muñoz. El pasado jueves trascendía que el exalcalde de Marbella estaba ingresado en un Hospital Costa del Sol de Málaga desde hacía 15 días a causa de una insuficiencia respiratoria que se habría agravado por los problemas de corazón que sufre desde hace años y que, en lugar de evolucionar, su estado de salud sería "muy grave".

Y aunque no habría mejoría, el ex de Isabel Pantoja ha recibido el alta hospitalaria este lunes después de 20 días ingresado, y en este momento se encuentra descansando en el domicilio de una de sus hijas arropado por toda su familia y siguiendo el tratamiento que le han impuesto los médicos y que hasta este momento no ha surtido el efecto deseado.

A pesar de que el hermetismo es total sobre el estado de Julián, ya que así lo ha pedido él mismo a su entorno, en 'Y ahora Sonsoles' han revelado que su estado sería "grave e irreversible". Y tanto es así que no solo sus hijas Elia y Eloisa están volcadas en sus cuidados, sino también su exmujer Mayte Zaldívar, que no ha dudado en cerrar incluso el negocio de hostelería que regenta en Málaga para estar con el que fue su pareja durante más de 30 años en este bache de salud.

Según el programa presentado por Sonsoles Ónega, su familia ha considerado que lo mejor para Julián es que estuviese en casa para evitar el trasiego, ya que su estado se debería al proceso degenerativo que sufre desde hace tiempo y que forma parte de su enfermedad. "Es una situación muy difícil pero somos una piña" ha reconocido su hija Elia.

Un delicado trance en el que el exalcalde de Marbella tendría una preocupación que nada tiene que ver con su salud sino con Isabel Pantoja, ya que durante su relación firmaron un papel ante notario para certificar oficialmente su unión y ahora Julián tendría miedo de que, de sucederle algo, la tonadillera presentase dicho documento para cobrar una pensión de viudedad.