Tamara Falcó habla sobre su embarazo: "Me dicen 'enhorabuena'... Eso sí que duele"

La marquesa de Griñón lleva meses sometiéndose a un tratamiento de fertilidad

Cambio repentino en la vida de Tamara Falcó tras confirmar el bombazo

EP

A punto de celebrar su primer aniversario de boda, Tamara Falcó e Íñigo Onieva podrían estar esperando su primer hijo. O eso es lo que muchos se aventuran a afirmar después de ver la última publicación de la marquesa de Griñón en redes sociales; un selfie con su marido frente al espejo de un ascensor en el que, al margen de su complicidad, ha llamado la atención el gesto del yerno de Isabel Preysler, que sujeta el vientre de su amor con las dos manos mientras la besa con ternura en la cabeza.

Una instantánea que ha desatado los rumores de embarazo, puesto que no es ningún secreto que la pareja está deseando ampliar la familia, y la propia Tamara ha confesado en más de una ocasión en los últimos meses que se convertirá en madre "cuando Dios quiera".

Operación bikini

Los rumores no han sentado bien a la marquesa de Griñón. Nada más lejos de la realidad, como la socialité aseguraba ante las cámaras de Europa Press reconociendo que, en plena "operación bikini", dichos rumores le parecían "indignantes".

Este jueves Tamara ha reaparecido en 'El Hormiguero' y, como no podía ser de otro modo, Pablo Motos le ha preguntado directamente por su posible maternidad. Y con la simpatía y la espontaneidad que la caracteriza, la hija de Isabel Preysler ha zanjado los rumores y ha dejado claro que no está embarazada: "L¿Sabes que es lo que más me fastidia? Que estoy en plena operación bikini y la gente me pregunta que si estoy embarazada. Me dicen 'enhorabuena'... Eso sí que duele" ha reconocido entre risas.

Como confiesa, tanto ella como Íñigo estarían "encantadísimos si fuera verdad", pero lo cierto es que por el momento no están esperando su primer hijo y el gesto de su marido al tocarle el vientre fue algo "amoroso". "¿De qué otra forma te va a coger un chico en el ascensor?" ha preguntado quitando hierro al asunto.

Además de en 'El Hormiguero', Tamara ha concedido una entrevista a la revista 'Vanity Fair' en la que, además de mostrar su apoyo incondicional al nuevo negocio de su marido, el restaurante 'Casa Salesas' -"lo ha trabajado muchísimo y es una gozada verlo realizado" apunta- ha hecho balance de su matrimonio a punto de cumplir, el próximo 8 de julio, su primer aniversario de bodas.

La marquesa confiesa que Íñigo "no es un marido de 10" porque en todas las relaciones se pueden mejorar cosas. Pero sí ha querido dejar claro que un año después de darse el 'sí quiero' sigue "como en una luna de miel" y su matrimonio está resultando "un viaje precioso" que repetiría una y otra vez. "Hay gente que me dice que los dos primeros años son los más complicados, pero el primero ha sido fantástico así que no estoy para nada de acuerdo" ha asegurado.

Un sueño cumplido

Íñigo Onieva ha cumplico uno de sus sueños. Recientemente, ha inaugurado 'Casa Salesas'. Fue el 8 de mayo cuando el restaurante, situado en el barrio de Las Salesas -uno de los más populares y exclusivos de la capital- abrió sus puertas con la intención de convertirse en el nuevo 'place to be' de Madrid. Tamara Falcó, mostrándole su apoyo, siendo su fan incondicional, acudía al restaurante del que es propietario Íñigo Onieva de lo más sonriente. Se bajaba del coche conducido por el chófer de su madre y entraba rápidamente al local, visiblemente entusiasmada de ver, con sus propios ojos, cómo se encuentra el restaurante.

Varias horas más tarde, cuando ya se había ido el sol en la capital, Íñigo Onieva atendía amablemente a los periodistas a la salida del restaurante. Desvelaba que la visita de Tamara Falcó había sido un éxito pero sin dar muchos detalles: "Todo bien, todos muy contentos, muchas gracias". El marido de la marquesa del Griñón salía del local donde se ultiman los detalles para su apertura y se alegraba al conocer que los reporteros le agradecían que hubiera tenido el gesto de invitarles a almorzar. Además, los periodistas destacaban lo buena que estaba la comida, a lo que Onieva reacciona diciendo: "Espero que os haya gustado.... Me alegro, me alegro de que os gustara".