Este hallazgo constata que lo que hasta ahora se creía un barrio de artesanos es un asentamiento urbano. Junto a la puerta del Alpendiz se ha localizado un aljibe del siglo XVII con seis metros de profundidad