Forjado en la tinta de El Periódico Extremadura, confiesa que se hizo notario de la actualidad porque sentía una vocación desbordada. A sus 91 años sigue pensando que el periodismo es el motor de la vida