Autoridades extremeñas y lusas se reúnen para reivindicar que se completen los 72 kilómetros que quedan pendientes entre Moraleja y Castelo Branco