Vecinos, irritados por el asfaltado