La banda operaba en municipios próximos a la capital cacereña y tres de los detenidos han ingresado en prisión