Los vecinos, indignados, denuncian la situación y atribuyen la causa a restos contaminantes procedentes de una aceitunera de la zona