La oposición coordinada, en la calle y los tribunales, de los pueblos de Sierra Suroeste frenó un permiso otorgado hace justo tres años a Qbis Resources para la extracción del recurso radiactivo en pleno proceso de desnuclearización