Cabecera del río Ladrillar (Las Hurdes) (Cáceres). El chapapote de cenizas, restos vegetales quemados y tierra, multiplica los daños del incendio, contamina las aguas y mata toda la vida vegetal y animal que habita en ríos, gargantas y arroyos tras las lluvias.