Cada ejercicio, la Agencia Tributaria elabora un plan específico de inspección de rentas de cara a tratar de detectar el mayor número de ingresos que escapan a su control.