Este nuevo recurso se suma al pasaporte en papel que este año celebra su mayoría de edad y que se lanzó como un documento personal que, a modo de acreditación, certifica que su portador está recorriendo la ruta y le permite beneficiarse de descuentos y ventajas en establecimientos colaboradores.

Para obtener ese pasaporte solo había que solicitarlo en las oficinas de turismo de los municipios miembros de la red o de manera online, aunque en esta ocasión se da un paso más y se pasa del papel a lo digital, lo que permitirá crear una «gran base» de información gracias a la trazabilidad que deja el viajero con su sellado y también permitirá conocer mejor a futuros turistas a lo largo de la ruta y posibilitará mejorar la calidad de los servicios.

Rafael Pacheco, alcalde de Casar de Cáceres y presidente de la Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta de la Plata indica que aquellas personas que tengan el pasaporte en versión impresa pueden solicitar el cambio a la versión digital y quien prefiera seguir solicitando la versión en papel lo podrá hacer, ya que ambos convivirán durante algún tiempo.

Desde el año 2004 se han emitido casi 53.000 pasaportes y este documento ha ido evolucionando adaptándose a los tipos de viajeros que se animaban a recorrer la ruta, como por ejemplo aquellos destinados a los que la recorrían en moto o en bici.

«La aplicación de este pasaporte digital de la Ruta Vía de la Plata que hoy presentamos marca un punto de inflexión en la identificación del viajero, pues no solo evitará el contacto físico sino que facilitará su sellado, dos aspectos de gran importancia hoy en día», ha reseñado.

Además, otra de las ventajas de esta actualización es el big data que genera acerca de la experiencia del viajero, aunque no recaba datos personales y la única vinculación entre el pasaporte y el usuario es una dirección de correo electrónico.

Dar a conocer los recursos turísticos

La Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta Vía de la Plata es una asociación voluntaria y sin ánimo de lucro constituida por ciudades ubicadas en la denominada Ruta de la Plata y en su área de influencia, cuyo objetivo es dar a conocer los recursos turísticos que de las poblaciones que la integran y revalorizar los atractivos del itinerario.

Así, ha destacado que, desde el principio en la red se apostó por la cooperación para dar futuro a un proyecto «ambicioso e innovador» de un turismo de baja densidad y amplia difusión espacial, condicionado por la amplitud territorial, la complejidad institucional y la necesidad de actuar desde una perspectiva integradora y compartida.

Con este planteamiento, ha recordado, la red de cooperación lleva 25 años trabajando por el fin común de impulsar en el oeste de España una actividad turística potente y atractiva, capaz de contribuir a fomentar un desarrollo integrado y sostenible de la zona, cuya situación económica, social y cultural se encuentra «significativamente desfavorecida» con respecto al entorno nacional y europeo.

Actualmente, la red está compuesta por 32 municipios de las comunidades de Asturias, Castilla y León, Extremadura y Andalucía, junto a la Diputación Provincial de Cáceres, y representa a un «gran circuito turístico» articulado a lo largo de casi 1.000 kilómetros en torno a un eje de ciudades con un importante patrimonio histórico, recursos naturales y paisajísticos y diversas culturas locales.

Además, el propio trazado de la ruta constituye en sí mismo un valor fundamental que refleja la «potencia y diversidad» de los recursos turísticos disponibles y en su trayectoria la red de cooperación ha conseguido situar a la ruta como un «gran producto turístico» en calidad y potenciar su patrimonio histórico, cultural, artístico, industrial, gastronómico y de naturaleza.

Actualmente, forman parte de la Red de Cooperación los ayuntamientos de 31 municipios que son Gijón, Llanera, Ribera de Arriba, Morcín, Riosa, Mieres, Aller, Lena, La Pola de Gordón, León, La Bañeza, Benavente, Zamora, Béjar, Guijuelo, Baños de Montemayor, Hervás, Plasencia, Casar de Cáceres, Cáceres, Aldea del Cano, Mérida, Los Santos de Maimona, Zafra, Medina de las Torres, Calzadilla de los Barros, Fuente de Cantos, Montemolín, Carmona, Santiponce y Sevilla, y la Diputación de Cáceres, la única institución provincial adherida a la asociación.

Montemolín es la primera parada extremeña, si se asciende por el sur, en la Vía de la Plata. El perfil de la Sierra Prieta marca el paisaje de esta localidad perfecta para practicar el senderismo en sus dehesas. Destaca el castillo construido por los árabes y reconstruido por los cristianos, así como las iglesias de Nuestra Señora de la Granada y Nuestra Señora de la Concepción y los numerosos blasones que se pueden encontrar en el núcleo urbano.

Fuente de Cantos es conocida en todo el mundo por ser la localidad natal del pintor Zurbarán, cuya casa museo puede visitarse. En abril celebra una Fiesta de Interés Turístico Regional, que gira alrededor de un plato típico de origen pastoril: la chanfaina. Con tal motivo se celebra un concurso de elaboración de chanfainas, una carrera de galgos, una muestra de esquileo, exhibiciones de bailes extremeños o concursos de cata de vinos. El ayuntamiento prepara una gran chanfaina para agasajar con este plato elaborado con carne y casquería de cordero, cebolla, ajo, laurel y guindilla, a los visitantes.

Calzadilla de los Barros es lugar de paso obligado para los peregrinos a Santiago de Compostela. Restos arqueológicos de origen romano dan fe de los orígenes de Calzadilla, cuyos vecinos están especialmente orgullosos del retablo mayor de la iglesia del Divino Salvador, un gran ejemplo de pintura tardomedieval.

Medina de las Torres posee un espacio excelente para practicar cicloturismo y senderismo con caminos y rutas. Además tiene una estación de reparación de bicicletas. Ineludible es la visita al Centro de Interpretación de la ciudad romana de Contributa Iulia, en la Casa de la Encomienda del siglo XV.

Uno de los grandes hitos en la Vía de la Plata a su paso por Extremadura es Zafra, conocido por Sevilla La Chica, pero con un sabor extremeño desbordante. Para alojarse lo mejor es hacerlo en el Palacio de los Duques de Feria, actualmente Parador de Turismo. La casa del Aljimez, el Ayuntamiento o el convento de Santa Clara también están llenos de encanto, aunque las antiguas calzadas romanas permiten realizar rutas de senderismo a pie o en bicicleta, memorables, en medio de la dehesa extremeña. Zafra es conocida por su Feria Internacional Ganadera que se celebra a finales de septiembre. Muy cerca de Zafra, Los Santos de Maimona cuenta con un albergue perfecto para hacer noche y para degustar suculentos potajes, la chanfaina, las ‘fatigas’, la caldereta, las setas, las ‘tostás guisás’, la pipirigaña, las migas y el o bacalao en cantina.

Mérida es uno de los destinos estrella de la Vía de la Plata. La abundancia y buen estado de conservación de su patrimonio romano le llevó a ser declarada por la Unesco, en 1993, Patrimonio de la Humanidad. Teatro y anfiteatro romanos, circo, acueducto de los Milagros, arco de Trajano, Casa del Mitreo… Todo invita a quedarse en esta ciudad que cuenta con el Museo Nacional del Arte Romano y un Festival de Teatro Clásico de renombre internacional. Además cuenta con un Centro de Interpretación de la Vía de la Plata perfecto para comprender las especiales dimensiones del camino a su paso por Extremadura.

En pleno centro geográfico de Extremadura, Aldea del Cano, en cuyo término municipal se encuentra el dolmen de Garabato que se encuentra frente al espectacular castillo homónimo.

Cáceres es otro de los grandes hitos de esta Vía de la Plata. El espectacular estado de conservación de su ciudad medieval y renacentista también le hizo acreedora del título de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Ha sido escenario de numerosos rodajes de películas de época así como de ficción como Juego de Tronos.

Subiendo por la Vía de la Plata la siguiente parada es Casar de Cáceres, que aún conserva vestigios de su calzada romana. Es lugar de paso obligado para aquellos que realizan la peregrinación desde el sur peninsular hacia Santiago de Compostela por el Camino Mozárabe y la Vía de la Plata. Los amantes de la ornitología pueden acercarse a su charca donde siempre es posible ver cigüeñas, garzas o grullas. Los amantes del queso tienen en Casar de Cáceres un paraíso y pueden visitar un museo donde conocerán los secretos de su elaboración. Además, el municipio es epicentro de las actividades de la Semana de la Torta del Casar, con degustaciones, jornadas técnicas, ruta trashumante y Feria Europea del Queso. El municipio espera dar muy pronto un gran paso adelante, pues está proyectado un gran parque acuático que espera abrir sus puertas en 2023 y que estará abierto casi todo el año gracias a la climatización de sus aguas. Junto a él se construirá previsiblemente un hotel sostenible que aprovechará para alojar a quienes visiten estas instalaciones.

En el camino hace Santiago de Compostela este año es obligado parar en Plasencia pues será sede de la Exposición Las Edades del Hombre. Su catedral acogerá este acontecimiento único que por primera vez sale de Castilla y León. Además, Plasencia ofrece el encanto de ciudad medieval, conservando puertas, plaza mayor y una excelente zona verde en el parque de los Pinos.

En Hervás el viajero podrá deleitarse con una judería espectacularmente bien conservada así como disfrutar de espacios de restauración de primer nivel. Su oferta cultural es enorme y es uno de los escenarios de los acontecimientos del Otoño Mágico, fiesta de Interés Turístico Nacional. En verano acoge una representación teatral, Los conversos, en la que se vuelcan los vecinos y que recrea una historia en el Hervás medieval.

Finaliza la ruta en Baños de Montemayor, famosa por la excelencia de sus aguas termales. De hecho tiene rango de Villa Termal. Además, cuenta con un Centro de Interpretación General de la Ruta de la Plata, perfecto para finalizar o comenzarla.