El verano ya está aquí y es tiempo de ir organizando planes para disfrutar de las ansiadas vacaciones. Para enfrentarse a las altas temperaturas, lo mejor es aprovechar las piscinas, ríos y playas naturales que tenemos Extremadura, pero otra alternativa, por la que mucha gente apuesta, es realizar una ruta de senderismo que recorra zonas de baño. No solo vas a poder disfrutar de los atractivos paisajes del territorio extremeño sino que tendrás la oportunidad de parar a refrescarte.

A continuación, te recomendamos cinco rutas naturales para pasar el día y admirar la riqueza visual de la que goza nuestra tierra.

Ruta por La Siberia Extremeña (Badajoz)

La Siberia es la comarca de los grandes embalses, con un largo tramo de costa dulce y un hábitat ideal para cientos de especies de aves. Está en el extremo nororiental de Badajoz y la forman 18 municipios. Consta de un gran trazado de rutas y senderos, donde visualizaremos los pueblo más pintorescos de la región durante 24 kilómetros y unas 6-8 horas de marcha.

Los tres principales pueblos que debemos visitar son: Navalvillar de Pela, el punto de partida; Casas de Don Pedro, con un recorrido de arroyos que se vence puede hacer en dos horas y media; y Talarrubias, que para llegar hay que cruzar las aguas del embalse de Orellana y Sierra Pela, zona declarada de Interés Regional.

La Siberia extremeña.

La Chorrera de Hervás, Charcas Verdes (Cáceres)

Está situada cerca de la localidad cacereña Hervás y son aproximadamente 7,5 km con 350 metros de desnivel a lo largo de un camino de pistas y sendas, que puede hacerse en 2 horas y media. La mayor parte del camino aprovecha la infraestructura construida para la Central Hidroeléctrica y la Casa de la Luz del Valle del Ambroz.

Tendremos la oportunidad de visualizar lugares con una enorme riqueza visual: el embalse de Horcajo, el arroyo del Posturillo, casas de Marinejo, el mirador de Hervás, el arroyo de las Costeras y al desandar nuestros pasos, pasaremos por el río Ambroz y regresaremos al aparcamiento de Horcajo.

El chorro de Hervás en el Valle de Ambroz.

Ruta circular de la Garganta de los Infiernos (Cáceres)

Situada en el Valle del Jerte, a pocos kilómetros del puerto de Tornavacas y el pueblo de Barco de Ávila, es una ruta circular de 15,4 km y aproximadamente seis horas de recorrido.

Nuestra ruta parte del pueblo de Jerte, concretamente al otro lado del río junto a unas indicaciones de la propia garganta. El trayecto pude hacerse extenso, pero existen varios atajos señalizados para acortar parte del camino, aunque al tomarlos, veremos que la pendiente se inclina bastante mas que en el otro camino.

Pasaremos por los siguientes lugares: Collado de Tierra Blanca, la parte más alta de la ruta (850m de altitud); Puente Nuevo, con las primeras pozas de baño; Garganta de los Tres Cerros y Garganta del Collado de las Yeguas que al unirse terminan formando la Garganta de los Infiernos.

Así, llegamos a los Pilones, el punto clave de la garganta que es muy frecuentado todos los fines de semana, mas aún en verano.

Garganta de los Infiernos

Castañar del Duque, Valle de Ambroz (Cáceres)

Dentro de la Sierra de Gredos, se sitúa el valle de Ambroz, cuya caminata puede recorrerse en más o menos tres horas y nos lleva a lo largo de casi 10 km con un desnivel de 330 metros.

Comienza y termina en el aparcamiento de un área recreativa próxima al pueblo de Hervás. En primer lugar, haremos unos 400 metros en carretera para adentrarnos en una pista forestal con marcas amarillas. El sendero recorre el castañar hasta una senda que anteriormente unía a Hervás con Gargantilla, que seguiremos para volver al aparcamiento. 

Esta corta pero fructífera ruta nos deja una sensación de paz y es muy útil para desconectar con la naturaleza durante unas horas.

Valle de Ambroz. Mediterraneo

Ruta de Isabel la Católica o de Guadalupe (Cáceres)

Este recorrido cuenta con 15 km que pueden vencerse en unas cuatro horas de marcha. La ruta parte del pueblo de Cañamero, siguiendo el cauce del río Ruecas.

Después, aparece un puente, que cruzaremos con rumbo a la presa del Cancho del Fresno. Mientras disfrutamos del paisaje, tomamos el camino al Collado del Ventosillo, donde recomendamos visitar la Cruz de Andrade y el Castaño Abuelo.

Así, llegamos a la granja ermita de Mirabel, una construcción del siglo XV donde los Reyes Católicos pasaban tiempo, y a la ermita de Santa Catalina. Podremos disfrutar del agua del río Guadalupe, para luego entrar en el pueblo hasta la plaza de nuestra señora de Guadalupe.

Río Ruecas.