Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

indicado para adultos con diabetes tipo 2

El uso para perder peso de un antidiabético causa su desabastecimiento en Extremadura

El medicamento Ozempic es ya difícil de encontrar en las farmacias de la región. La utilización de este fármaco para combatir el exceso de kilos ha disparado su demanda

El uso para perder peso de un antidiabético causa su desabastecimiento en la región MANUEL MURILLO

Se denomina Ozempic y es un fármaco creado para tratar la diabetes pero al que se está recurriendo también para inducir la pérdida de peso en personas que no padecen esta patología, lo que ha provocado su desabastecimiento en farmacias de todo el país, incluidas las extremeñas. Se trata de una solución inyectable en pluma precargada que se aplica por vía subcutánea. Sujeto a prescripción médica con receta, está pensado para mejorar el control glucémico en el tratamiento de adultos con diabetes mellitus tipo 2 cuando esta patología no está suficientemente controlada con dieta y ejercicio, pero también potencia la falta de apetito y la pérdida de kilos.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) viene avisando desde octubre de las dificultades de suministro. A un medicamento que «en principio estaba concebido como un antidiabético» se le ha acabado dando como uso «principal» combatir «el sobrepeso y la obesidad», apunta Cecilio Venegas, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Badajoz, que confirma la situación de «desabastecimiento» que de este fármaco existe en las farmacias de esta provincia, a las que incluso «están viniendo portugueses» en su búsqueda.

Ozempic requiere, explica Venegas, de visado de inspección para que cuente con financiación por parte del sistema público de salud, donde no se recoge como indicación para recetarlo la de adelgazar, por lo que esta ha llegado desde el ámbito de la sanidad privada. 

Tras comprobarse que «es muy efectivo para la pérdida de peso» su demanda «ha crecido exponencialmente», señala por su parte Gonzalo Sesma, gerente comercial en Cáceres de la cooperativa de distribución mayorista de medicamentos Bidafarma. Aunque las dificultades en el suministro de Ozempic arrancaron semanas antes, es desde «principios de noviembre» cuando han comenzado «los problemas serios». De las tres presentaciones de esta referencia, es la de 1 miligramo, «que es la que nos demandan la farmacias», la que está por ahora agotada. Aún queda stock de las de 0,5 y 0,25 miligramos. No obstante, el precio de las tres presentaciones es el mismo (algo más de 130 euros) por lo que cambiar a estos otros formatos multiplicaría el coste del tratamiento para obtener la misma dosis.

«Disponibilidad intermitente» hasta 2023

Desde el laboratorio que comercializa este producto ya se ha advertido de que «el incremento mundial» de su demanda hará que la «disponibilidad intermitente» del fármaco se prolongue «en 2023» y ha recomendado que si es necesario se cambie al paciente de «forma segura y ágil a un tratamiento alternativo a discreción y según juicio clínico de su médico».

Ozempic no es el único medicamento de este mismo grupo terapéutico indicado para diabéticos. Pero tampoco es el único al que su uso con la finalidad de bajar de peso está llevando a que existan problemas para dar con él en las farmacias. Trulicity y Bydureon (que dejará de fabricarse a fines de año) también aparecen en la web de la Aemps con avisos similares. Así las cosas, a día de hoy las alternativas inyectables de las que se dispone obligarían a los pacientes tratados con Ozempic a cambiar la periodicidad semanal del pinchazo por otra diaria.

Otras referencias como Trulicity y Bydureon también escasean por este mismo motivo

decoration

«Va entrando con cuentagotas», afirma Juan José Hernández Rincón, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cáceres, que hoy dio salida al último envase de un miligramo de este medicamento que quedaba en su farmacia. «Si solo se utilizase para la indicación autorizada, no habría problemas. El problema es cuando se prescribe para indicaciones no autorizadas», apostilla.

Aunque admite que hay cierta «preocupación» entre los usuarios de Ozempic por su escasez, añade que de momento, «en general», los que tenían ya «tratamientos establecidos» «están consiguiendo» hacerse de él ya sea «en una farmacia o en otra». En este sentido, recuerda que «desde el colegio» se ha puesto a disposición de las farmacias una herramienta que permite que contacten con las de alrededor y consultar si tienen existencias de un medicamento, para que el cliente «no tenga que ir de una en una buscándolo».

Problemas con las suspensiones pediátricas de amoxicilina 

Por razones muy diferentes estos días también hay escasez en las farmacias de las suspensiones pediátricas orales de amoxicilina. En este caso, fueron los problemas técnicos de los dos principales laboratorios que las elaboran los que provocaron su falta de disponibilidad. A ellos se unió el incremento de la demanda producido por la alta incidencia de las infecciones respiratorias como la bronquiolitis entre los menores, lo que ha retrasado la normalización de la situación. «La industria confía en que se recupere el suministro normalizado en los próximos días», señala Gonzalo Sesma, gerente comercial de Bidafarma en Cáceres. La escasez se ha producido fundamentalmente en «las suspensiones pediátricas», más indicadas para los niños de menor edad, porque «comprimidos y sobres hay. En sobres hubo algún problema porque, al no haber jarabes, algunos tratamientos se pasaron a ellos y eso hizo que durante algunos días no los hubiera, pero se va normalizando», precisa Juan José Hernández Rincón, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cáceres.

Compartir el artículo

stats