+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El grifo del crédito parece abrirse pero con cuentagotas

 

21/01/2015

Un reciente informe de la Asociación Bancaria Española (AEB) pone de manifiesto que, tras varios años cerrado, el grifo del crédito a particulares vuelve a abrirse. Aunque su caudal no permite saciar la sed de dinero de todos los ciudadanos, sí que permite tomar pequeños sorbos con los que aliviar las necesidades económicas de muchos de ellos. En el caso de Extremadura se evidencia de manera más clara, aunque existe una marcada diferencia entre las cifras de particulares y empresas. Atendiendo a las cifras aportadas por Caja Extremadura-Liberbank hasta el tercer trimestre del año pasado, empresas, pymes y autónomos experimentaron un incremento más acentuado con valor de 171 millones de euros, un 137%, mientras que para particulares este incremento ha sido del 43,1%, con un total de 25 millones.

El estudio de AEB demuestra que en el periodo anual comprendido entre noviembre de 2013 y noviembre de 2014 las entidades bancarias aumentaron sus concesiones de crédito en un 2,8%, pero, tal y como advierte el comparador financiero HelpMyCash, no es oro todo lo que reluce ya que, aunque se amplía la oferta, las condiciones se endurecen en algunos casos.

¿Créditos más baratos?

Un estudio más detenido del informe nos demuestra que, mientras que los créditos hipotecarios bajan ostensiblemente sus intereses, que pasan del Euríbor + 3 % de 2013 al Euribor + 1,7 % que, en la actualidad, pueden encontrarse en algunos bancos, los préstamos personales se han estancado en sus intereses. Con una media del tipo de interés del 10 % TAE, este valor se mantiene en la misma cifra que el año pasado.

Dentro de esta oferta crediticia encontramos desde los tradicionales préstamos personales de la banca tradicional, hasta los préstamos rápidos de financieras como Cofidis o Cetelem, pasando por los minicréditos de empresas particulares como Cashper, Préstamo10 o VíaSMS. Las diferencias entre todos estos productos estriban en su importe, plazo de devolución y velocidad de tramitación.

* Importe:

La oferta de préstamos personales de las entidades bancarias tradicionales es amplia y variada, con importes que llegan, por ejemplo, hasta los 60.000 en el caso del Préstamo de Consumo del Banco Santander, o 75.000 en el caso de Préstamos Personal Online de BBVA; además cuentan con una amplia oferta de créditos para universitarios, compra de vehículo y otro tipo de clientes. Con respecto a los créditos rápidos, de menor importe que los anteriores pero mayor velocidad de tramitación y menos requisitos, llegan a los 6000 euros en el caso de Cofidis o 30.000 en el de la financiera francesa Cetelem. Finalmente, los llamados minicréditos prestan importes que, de manera general, no superan los 600€ y cuyo principal valor es la transferencia casi instantánea, de manera que pueden cubrirse pequeñas necesidades urgentes de liquidez. En este ámbito también encontramos una emergente oferta, destacamos la financiera Cashper y sus préstamos rápidos, que según la web financiera Ahorro Capital es la más veloz del mercado en otorgar sus créditos, estando en segundo lugar la entidad también especialista en minipréstamos VíaSMS. En ambos casos, el tiempo estimado de tramitación es únicamente de 10 minutos.

* Plazo:

La cuantía antes referida se relaciona con los plazos de devolución, ya que mientras que el tiempo de amortización de los préstamos de la banca tradicional se dilata hasta los 8 o 10 años, en el caso de los préstamos rápidos se acorta a los 3 o 4 años. Un caso especial, dentro del ámbito crediticio lo suponen los minipréstamos que, debido a su cuantía, no superan el mes cómo plazo máximo de devolución. Dado que el TAE se calcula en relación al interés anual, la cifra que arrojan las condiciones de estos préstamos está acotada a esos treinta días, con lo que el número resultante es completamente desmesurado.

* Velocidad de tramitación:

Es en este punto donde los minicréditos toman ventaja a la hora de financiar a los particulares, ya que debido a su pequeño importe y escasos requisitos, las entidades financieras especializadas en ellos pueden realizar la tramitación en apenas unos minutos de manera completamente telemática. Por el contrario, los préstamos personales de mayor cuantía requieren mayores comprobaciones de la solvencia del solicitante y la revisión de mayor cantidad de documentación.

El mercado del préstamo a particulares parece que ver la luz al final del túnel y comienza a abrir su grifo. La elección de la opción más adecuada a cada perfil financiero y a sus necesidades crediticias determinará la idoneidad del producto seleccionado.