+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

JUICIO POR PRESUNTA CORRUPCIÓN

La Audiencia de Barcelona juzga una trama que benefició y pagó deudas de Unió

La Fundació Catalunya i Territori vendió locales al partido por debajo del precio del mercado y abonó deudas de la formación

 

Juicio en la Audiencia de Barcelona contra la Fundació Catalunya i Territorio, por desviar supuestamente fondos a Unió. - ALBERT BERTRAN

J. G. ALBALAT
20/01/2017

El pistoletazo de salida de los juicios por corrupción para este 2017 en Cataluña se produce este viernes. Ante un tribunal de la Audiencia de Barcelona se sientan en el banquillo el expresidente de la Fundació Catalunya i Territori (FCT) y exdirector general de Consum, Josep Boqué, y dos vocales por haber cometido supuestamente de un delito de estafa a través del grupo financiero IMS y haber favorecido y desviado fondos a Unió Democràtica de Catalunya (UDC), que será juzgada como responsable civil subsidiaria. El fiscal reclama hasta 17 años de prisión.

El juicio se prolongará has finales de febrero. En la sesión de este viernes se debaten cuestiones jurídicas y el lunes empezarán a declarar los testigos. Los acusados lo harán los últimos (a partir del 17 del mes próximo), antes de las conclusiones finales. Esta no es la fórmula habitual (hasta ahora los acusados eran los primeros en ser interrogados), aunque cada vez se está extendiendo más.

La fiscalía detalla en suescrito de acusación que Unió se benefició de la trama, al eximir la entidad al partido de pagar el alquiler de algunos locales y, posteriormente, vendérselos a "un precio a todas luces sensiblemente inferior al del mercado" y en condiciones "anormalmente ventajosas".


PAGO DE ACTOS DEL PARTIDO

La fundación afin a Unió también pagó servicios a una empresa privada que, en realidad, debía facturar el partido democristiano. UDC tenía una deuda con Kontrats Produccions, que le organizaba congresos y jornadas. Su administrador declaró que el que era gerente del partido, ya fallecido, le indicó que enviara las facturas al grupo IMS, que, a su vez, se había nutrido de fondos de la fundación (1,8 millones) y en el que había miembros de Catalunya i Territori. Esta cantidad asciende a 61.448 euros.

FTC arrendaba locales a Unió en diferentes localidades catalanas y en el 2005 dejó de cobrarle "injustificadamente", incide la fiscalía, el alquiler. Finalmente, en el 2009, la fundación vendió al partido dichos locales a un precio "a todas luces sensiblemente inferior al de mercado", sostiene el fiscal.

En julio del 2014, Unió ya devolvió a la fundación 195.700 euros por la compraventa de los locales y por los alquileres dejados de cobrar en el 2005. Quedan pendientes los 61.448 euros de la deuda con Kontrats, que son los que reclama el fiscal al partido democristiano.