Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Vara sobrevive en el tiempo de la militancia y del nuevo PSOE

Carlos González de Rivera (EFE)
16/07/2017

 

El socialista Guillermo Fernández Vara seguirá liderando el PSOE extremeño en la nueva etapa que se abrió en el partido después de que la militancia recolocara al frente del mismo a Pedro Sánchez, con el que se mostró muy crítico antes de su elección y junto al que ahora camina como responsable de Política Territorial.

A pesar de que apostar por "perdedores" como Eduardo Madina o Susana Díaz, como le ha recordado el PP en más de una ocasión, Vara ya se sobrepuso a una derrota como presidente de la Junta de Extremadura y ahora sobrevive en un partido a la medida de Sánchez y en el que los "barones" han perdido su poder de antaño.

Aunque Sánchez ganó las primarias en Extremadura con casi el 50 % de los votos, Vara se ha impuesto en el mismo terreno a dos candidatos más "sanchistas" que él.

Nacido en la fronteriza Olivenza en 1958, por lo que se considera "hijo de España y nieto de Portugal", entró en política en 1995 de la mano del entonces su vecino en este municipio pacense y presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien le designó director general de Salud Pública.

Previamente, Vara había militado en la antigua Alianza Popular, un "pecado de juventud", en palabras de Rodríguez Ibarra.

Vara se licenció en Medicina y Cirugía por la Universidad de Córdoba, en 1983, ciudad a la que llegó con 12 años al ser nombrado su padre presidente de la Audiencia Provincial y en la que abrió una etapa de 17 años fuera de Extremadura.

El derecho forma parte de sus antecedentes familiares, ya que, además de su padre, su abuelo materno fue el último fiscal general del Estado de la II República.

En ese sentido, Vara no oculta que nació en una familia acomodada pero reivindica que eso no le impide ser un socialista convencido, que cree en la necesidad de trabajar por la igualdad de oportunidades de todos.

Fue profesor colaborador de Medicina Legal en la Universidad de Valencia durante los años 1986 y 1987, y posteriormente, en 1989, consiguió ser número uno de la X Promoción de Médicos Forenses del Centro de Estudios Judiciales.

En 1989 fue nombrado director de la Clínica Médico Forense de Badajoz y entre 1988 y 1990 fue presidente de la Asociación Estatal de Médicos Forenses.

Tras iniciar su carrera política como director general de Salud Pública y Consumo de la Junta de Extremadura, en 1995, un año después tomó posesión como consejero de Bienestar Social.

En 1999 fue nombrado consejero de Sanidad y Consumo, cargo desde el que negoció el traspaso de las competencias sanitarias y en el que prometió una habitación por enfermo como medida estrella.

Considerado el "delfín" de Rodríguez Ibarra, Vara cumplió los pronósticos al ser elegido candidato socialista a la Presidencia extremeña en septiembre de 2006.

En las elecciones autonómicas del año siguiente el PSOE de Extremadura consiguió el segundo mejor resultado de la historia del partido en la región (38 diputados).

Un mes más tarde fue investido presidente de la Junta de Extremadura por mayoría absoluta, algo que no pudo revalidar en las siguientes autonómicas, en 2011, cuando el PP ganó por primera vez en Extremadura en los 28 años de autonomía.

En 2015 volvió al poder y desde entonces gobierna en minoría.

Está en posesión de la Cruz distinguida de la Orden de San Raimundo de Peñafortr del Ministerio de Justicia.

Autor de diversas publicaciones profesionales, entre las que destaca "El médico forense en el procedimiento laboral" y "El analfabetismo en Psiquiatría Forense", se ha llegado a definir como "médico de muertos".

Casado y padre de dos hijos, es capataz de la Hermandad de la Virgen de la Soledad de Olivenza y católico "por necesidad".