+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el EJERCICIO pasado hubo siete meses de descenso y cinco de subida

El 2016 acaba con 246 desempleados menos, tras bajar en 149 en diciembre

El 2017 empezó con 5.170 en las listas del Sexpe y ha terminado con 4.924. La edil delegada afirma que «ya no se destruye empleo» y prevé un mejor año

 

El año 2016 ha terminado en la ciudad con 246 personas menos inscritas en las listas del Sexpe como demandantes de empleo. Las contrataciones de diciembre han ayudado a que Plasencia baje de nuevo de los 5.000 desempleados, ya que el mes pasado cerró con un descenso del desempleo de 149 personas.

Así, si el 2015 terminaba con 5.170 desempleados, el 2016 lo ha hecho con 4.924. Según indicó ayer la concejala de Empleo, Sonia Grande, es «un dato importante que refleja una tendencia y la bajada ha sido mayor que en años anteriores. El dato es positivo, pero lo tomamos con cautela, como siempre».

Grande destacó que la hostelería y el comercio han sido los principales contratadores porque los planes de empleo han sido prácticamente «lo comido por lo servido», es decir, que los que terminaban contrato se quedaban de nuevo en paro y los nuevos contratados dejaban las listas, aunque hay que recordar que se ha contratado a tres personas más con el plan de Experiencia y a diez menos con el social, además de los 37 de las escuelas profesionales.

En cuanto al dato interanual, la edil subraya que viene a demostrar que «ya no se destruye empleo, se crea y, aunque con cautela, podemos estar contentos». También señala que «ya no se cierran negocios» y, al contrario, destaca que son muchas las franquicias que han abierto en el último año porque «ven Plasencia como una localidad donde invertir, como una ciudad de servicios para las comarcas».

Con todo, prevé un 2017 con mejores datos, debido sobre todo a las promociones de viviendas que están en ciernes.

No obstante, el ayuntamiento insiste en que la ciudad necesita un plan extraordinario de empleo por las limitaciones que tiene el consistorio para contratar y porque «seguimos creyendo que son las empresas las verdaderas creadoras de empleo».

Respecto a la evolución del paro durante el año pasado, comenzó subiendo en enero para bajar en febrero, marzo, abril, mayo, junio y julio. La tendencia se rompió en el mes de agosto, en que volvió a subir, y continuó así en septiembre, octubre y noviembre, para nuevamente bajar en el mes de diciembre.