Santiago González Pecellín es, desde el pasado 22 de julio, el nuevo Hermano Mayor de la Hermandad de San Isidro Labrador de Monesterio. Así lo decidió la junta directiva, tras abrir proceso de candidaturas después de casi cinco años dirigidos por María Fernanda Díaz Barriga, que junto a otros compañeros han decidido dar paso a quienes a partir de ahora tienen la responsabilidad de programar la celebración de la romería de San Isidro.

  La nueva, es una candidatura de continuidad, consensuada y sin necesidad de la votación de los socios por ser la única que se presento a esta convocatoria. Santiago ya formaba parte de la anterior directiva y precisamente la decisión de María Fernanda motivó al nuevo presidente a dar un paso al frente y hacerse cargo de la hermandad. El traspaso de poderes se desarrolló en el transcurso de una emotiva asamblea general de socios. Lágrimas y emotivas palabras de despedida para parte de una directiva que deja sus cargos tras cuatro años muy difíciles, marcados por la suspensión de dos ediciones consecutivas de la romería a causa de la pandemia.

  La nueva junta de la Hermandad de San Isidro queda conformada de la siguiente manera: Presidente, Santiago González Pecellín; vicepresidenta, Virginia Esteban Palacios; secretaria, María Teresa Paz Ledesma; tesorero, Guillermo Robledo González; y como vocales, Ana Reyes, Dolores Hernández, María Pecellín, María Teresa Sánchez, Salvador Pagador, Angel Romero, Valentín Bautista, José Manuel Granadero, Fernando Robledo y José María Granadero.

Emotivo abrazo entre María Fernanda y Santiago durante el traspaso de poderes. Rafa Molina

Una familia

 “Somos un grupo muy bien avenido, casi una familia”, explicaba Santiago González tras su designación como Hermano Mayor. “Me quedo por María Fernanda. Ella me pidió que formara parte de su directiva y ella me ha pedido que me quede”, manifiesta el nuevo presidente. 

 Se trata, por tanto, de una directiva que encadena el trabajo desarrollado por sus antecesores, cuyos retos principales pasan por “intentar mejorar todo lo que hemos iniciado durante estos cuatro años, con el objetivo de que la ciudadanía cuente con los mejores servicios y actividades durante las próximas romerías”. Y todo ello, sin olvidar las importantes obras de infraestructuras comprometidas y presupuestadas por el ayuntamiento para el próximo año. 150.000 €, que irán destinados a remodelar la antigua caseta oficial y la vieja cantina, “con la intención de ponerla a disposición de romeros y romeras, pero también de todas las asociaciones de Monesterio que pudieran necesitar utilizar estas infraestructuras”, ha subrayado el presidente.

Las cuentas

 Antes de la elección de nueva junta directiva, la hermandad ofreció a sus socios información detallada de las cuentas del colectivo. Los nuevos encargados de dirigir esta asociación religiosa cuentan con un remanente de 13.348 euros, procedentes del saldo de los ejercicios 2.020, 2021 y 2.022. Durante este periodo, la hermandad recaudó 79.183 euros. Las partidas más destacas se corresponden con el pago de socios, (33.200 €), alquiler de terrenos, (9.250 €) y subvenciones, de entre las que destacan 6.000 € procedentes del ayuntamiento de la localidad.

 En el estado de gastos las cifras más importantes son las relacionadas con reparaciones y mantenimiento, (27.912 €), servicios profesionales, (14.122 €) y actuaciones musicales, (11.536 €). Según apuntó el tesorero, en el apartado de gastos falta por anotar el recibo de la luz de la pasada romería, “que aún no ha sido facilitado por la empresa eléctrica”, y una subvención “de 10.000 €, comprometida por el ayuntamiento”.