El único paso que queda para conectar por completo Cáceres con Portugal está más cerca de hacerse realidad. "Esta vez sí, por fin vamos a conseguir hacer realidad un antiguo sueño español y portugués”. Así, con estas manifestaciones cargadas de optimismo salían de la reunión el presidente de la Diputación de Cáceres, Carlos Carlos, y la presidenta de la Câmara de Nisa, Idalina Trindade, quien, acompañada del alcalde de Cedillo, Antonio González Riscado, ha llevado la noticia de que se cuenta con 9 millones de euros para la construcción del tan reclamado puente sobre el río Sever, que une España y Portugal desde la localidad cacereña de Cedillo a la portuguesa de Montalvão.

Un proyecto que cuenta con la aprobación y la financiación de los fondos europeos de Resiliencia, y para el que ahora la Câmara de Nisa solicita la colaboración y asesoramiento de la Diputación de Cáceres, según acaba de informar la institución provincial en un comunicado.

El presidente Carlos Carlos, que ha recibido en su despacho a la mandataria portuguesa, ha manifestado el firme compromiso con el proyecto. “Esta vez sí se va a hacer realidad, porque cuenta con la implicación de las dos instituciones para lo que vamos a firmar un protocolo de colaboración”. Esta colaboración, tal como ha explicado el presidente, consistirá en asesoramiento técnico, en la redacción del proyecto, así como en cuanto a la ubicación física del puente. “Además, nos hemos comprometido -ha añadido- a que si la unión del puente con el territorio extremeño es a través de una carretera de la red provincial, nosotros actuaremos en su acondicionamiento; si es de la Junta, haremos las gestiones oportunas, de la misma manera que si depende del Gobierno central”.

Satisfacción

Carlos Carlos ha manifestado su alegría por ver próxima la construcción de algo tan demandado y que, en 2010, “se dejó escapar”, por parte del Gobierno anterior del PP, cuando se contaba con la financiación de europea. “Por lo tanto, este ha sido el primer contacto de donde sale este compromiso de apoyo a esta infraestructura de unión entre ambos países, una infraestructura de desarrollo”.

La misma satisfacción ha sido manifestada por Idalina Trindade, quien ha celebrado “que retomemos un proyecto de unión entre pueblos, entre países, que consigamos hacer realidad un sueño antiguo, la unión entre España y Portugal a través del río Sever”.

Cedillo y Montalvao están a tan solo 13 kilómetros de orilla a orilla, pero estas están unidas por un puente de Iberdrola que únicamente se abre al tránsito los fines de semana, por lo que, entre semana, los de un lado y otro de La Raya deben recorrer 120 kilómetros por carretera para ir al país vecino, dos territorios que, además, mantienen una estrecha relación comercial, familiar y cultural. Con la desaparición de la frontera física y de todos los niveles. De ahí la vieja demanda de un puente que haga desaparecer esta frontera física.

Precisamente, el pasado mes de mayo el diputado socialista en el Congreso César Ramos presentó una Propuesta No de Ley durante la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para que el gobierno español impulsaran la construcción. El PP y Vox votaron en contra. Ahora Portugal ha logrado lo que ambos países tanto anhelaban.