El artista cacereño Luis Rosado es la naturalidad en persona. Va salpicando sensibilidad y carisma en las palabras según avanza la conversación y lo mismo le pasa cuando pinta, algo que lleva haciendo de forma también natural, desde que era un niño. Su taller es el lugar en el que se expresa, se emociona y crea ideas brillantes. En sus obras recoge todo lo que de siempre le ha gustado. 

«Las de la calle Caleros, se lavan con aguardiente, las del Caminito Llano, con agüita de la fuente». Son las letrillas del Redoble que acompañan a las camisetas que acaba de diseñar Rosado. Eligió uno de los elementos más representativos de Cáceres como es la jota por culpa de su sobrina. «Ella posee inquietudes artísticas y quería que hiciéramos prendas con el estribillo de una canción en inglés, aunque lo cierto es que no tenía ni idea de lo que significaba (risas). De ahí surgió la idea», señala el artista. 

Enamorado de Cáceres

«Soy un enamorado de mi ciudad por los cuatro costados, no puedo vivir sin dibujar. En los polos he representado ese sentimiento que veo tan presente en la capital», explica. A Rosado no le gusta condicionar a las personas, prefiere que cada creación despierte en el otro una bella sensación. La magia del arte reside en la capacidad del autor para transformar materiales y causar un sentimiento, y eso sabe hacerlo muy bien, siendo capaz de construir un objeto lleno de belleza y exteriorizar emociones en él. Además ha trazado otras muchas prendas a lo largo de su vida

Diferentes elaboraciones que están cargadas de originalidad. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

En ellas plasma su mundo interior y los estados de ánimo. Luis Rosado pretende transmitir sensaciones diversas con su realidad interna. No importa cuáles sean: el objetivo es «llegar». Su temperamento es el principal condicionante de todos sus diseños. «Seguramente realice más camisetas pero no vivo de esto. Siempre lo vi como una afición. No me quiero poner objetivos económicos». Aun así, el artista está satisfecho con los resultados. «La gente me pregunta por la calle dónde me he comprado esas camisetas tan chulas. Estoy muy contento de que a los cacereños les guste lo que hago», narra con inmenso orgullo. 

Quizás las personas se interesan porque, según él, sus elaboraciones están cargadas de experiencias. Rosado se dirige a un público vivaz, lleno de energía. En un principio, los seguidores más directos de sus nuevas camisetas del Redoble son sus amigos cercanos o su familia. Actualmente le llegan noticias de que sus diseños fascinan porque están cargados de originalidad

El artista pinta y diseña en su taller. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Todas sus obras empiezan con papel y lápiz: «Tiene magia y te hace estar más activo», resalta mientras conecta en el móvil un vídeo de Youtube que te hace saltar de la silla con alegría: «Las de la calle Caleros, se lavan con aguardiente, las del Caminito Llano, con agüita de la fuente».