Cuatro formaciones políticas regionales y provinciales concurrirán unidas a las próximas elecciones. La primera cita será en las autonómicas y municipales del mes de mayo. La siguiente serán las nacionales de final de año. Sus miras están en lo que ha ocurrido en otras comunidades autónomas, como Castilla y León y Aragón, donde formaciones similares han obtenido representación en sus cámaras autonómicas y también en el Congreso de los diputados. De esas cuatro formaciones, dos tienen una amplia trayectoria en la región (Extremadura Unida y Extremeños), mientras que las otras dos surgen tras las últimas elecciones (Cáceres Viva y la plataforma Cacereños por Cáceres). La denominación elegida para la coalición es Levanta, palabra a la que, en las municipales, se añadirá el nombre de las circunscripción.

La coalición estará dirigida por una comisión de coordinación que estará formada por un número máximo de tres representantes de cada organización que la integra, al frente de la misma habrá un coordinador, que todavía no se ha designado. La coalición estará abierta a la incorporación de cualquier «partido o plataforma que quiera compartir los fines y compromisos de la coalición», según se recoge en el resumen del acuerdo de coalición, que se ha firmado este jueves en el hotel Don Manuel. Esta unión también permitirá que superen el porcentaje de votos que establece la legislación electoral para estar presentes en el ayuntamiento o en las cámaras autonómica y estatal, ya que de ir por separado podrían no alcanzar el porcentaje de los votos que establece la ley d’hondt para entrar en estas administraciones.

El primero que intervino entre los representantes de las cuatro formaciones fue el representante de Cáceres Viva, Francisco Alcántara, que destacó que se abre «una nueva etapa» en la que se «aunarán esfuerzos» y se eliminará «la disparidad de siglas». Aunque la nueva formación tiene un carácter regional, Alcántara destacó el contenido cacereñista que tiene Cáceres Viva y resaltó que Cáceres «necesita un avance mayor» por la situación de discriminación que lleva años sufriendo.

Se pretende que Extremadura «no siga siendo una sucursal de Madrid», expuso Pedro Cañada, de Extremadura Unidas, uno de los políticos con más experiencia en la región, ya fue senador por Cáceres por la UCDentre los años 1977 y 1979 para después formar Extremadura Unida. La reflexión que hizo fue que los diputados que representan a la región forman parte de los dos grandes partidos y son más fieles a las siglas de sus partidos que a las necesidades del territorio al que representan.

Cristian Tostado, el más nuevo en la vida política, también citó el contenido de su plataforma, Cacereños por Cáceres, al precisar que con la nueva coalición «seguimos avanzando y creciendo en la lucha por los intereses de Cáceres y de su provincia». Otro de los miembros de la plataforma, Leopoldo Barrantes, fue el encargado de presentar el acto en el que se firmó el acuerdo de coalición.

Esta nueva coalición «no nace contra nadie, pero sí a favor de los cacereños y de los pacenses», expuso Estanislao Martín, de Extremeños, quien insistió en que en la coalición «tiene cabida cualquier agrupación o asociación que trabaje de forma independiente por Cáceres y Badajoz». En la exposición de los representantes de las cuatro formaciones se mandó el mensaje de que han sido los grandes partidos los que han gobernado las principales instituciones y administraciones de la provincia y la comunidad autónoma con el resultado «de que no nos han sacado del dique en el que estamos», resumió Martín.