Rehabilitar no es fácil. Hacerlo bien, mucho menos. Lograr una obra maestra, realmente complicado. De ahí la valía de un buen trabajo, sobre todo en una ciudad como Cáceres que posee un patrimonio tan antiguo, tan valioso y tan amplio. Por ello, el Consorcio Ciudad Histórica ha decidido premiar las actuaciones más destacadas, aquellas que, además de respetar y recuperar los elementos protegidos, son capaces de lograr un inmueble equilibrado y funcional.

Este año, el V Premio Qazrix de Restauración y Rehabilitación ha recaído en Casa de los Vargas Figueroa (Casa del Sol), un inmueble de los siglos XV-XVI propiedad de los Misioneros de la Preciosa Sangre, que estaba camino de ser declarado en ruinas y que ha quedado convertido en un excepcional albergue con restaurante y centro de interpretación, gracias a la pericia de la empresa Abreu. Este premio tendrá además un gran alcance, y tanto, porque la congregación enviará los 5.000 euros a la deprimida misión de Safim-Bissaquel (Guinea-Bissau). El segundo galardón, dotado con 2.000 euros, ha sido para el edificio de apartamentos turístico ‘El Patio’, en la plaza Mayor, una obra llevada a cabo con todo detalle por Inversiones Albarragena.

Pero ojo, porque estos premios no se entregan a los mayores proyectos ni a los más visibles, sino a los que tratan de recuperar las técnicas y oficios populares, poner en valor la arquitectura tradicional y respetuosa, volver a los orígenes... Todo ello con el fin de servir de estímulo a titulares, empresas, arquitectos, historiadores y arqueólogos.

Así es el proyecto ganador

La Casa del Sol ha merecido el principal reconocimiento. «Para nosotros se trata de un galardón muy importante por dos cuestiones», señala Felipe Sáez, asesor de la congregación. «En primer lugar, porque es un proyecto que nace de la necesidad. Cuando los misioneros llegaron a Cáceres, el Obispado les avisó de que la Casa de los Vargas Figueroa, un edificio considerado Bien de Interés Cultural, podría ser declarado en ruinas por la Junta de Extremadura debido a su estado. De la necesidad hicimos virtud y se ideó un proyecto para rehabilitarlo por completo», revela Felipe Sáez. Así, con un presupuesto de un millón y medio de euros, y tras 20 meses de trabajos, en 2019 se inauguró este recinto amplio y funcional con un albergue el corazón de la Ciudad Monumental, un restaurante en dos plantas con patio, y un centro de interpretación sobre el patrimonio de los marqueses de Obando y su archivo, un linaje que por cierto había cedido la casa al Obispado.

Interior de la Casa del Sol, donde se han cuidado todos los detalles.

La segunda cuestión que hace especial este premio radica, según explica Felipe Sáez, en el destino de los fondos, que irán a sufragar dos proyectos en Safim-Bissaquel consistentes en la puesta en marcha de un punto de atención sanitaria y becas formativas para que los niños puedan ir a la escuela. «Concebimos la rehabilitación como un claro proyecto de ciudad y tuvimos un amplio apoyo institucional, por eso estamos muy agradecidos», subraya el asesor. En adelante, los beneficios que obtenga la congregación por la explotación de este inmueble irán a sus misiones pastorales en España, Portugal y Guinea-Bissau.

Sobre el proyecto ganador, el alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha destacado que «se trata de una intervención que ha cambiado la fisonomía de la calle y nos ha permitido generar una oferta de calidad en la hostelería, que realmente mejora en mucho la oferta de la ciudad. Y además sirve para reforzar el trabajo de una orden que hace un trabajo brillante aquí y sobre todo lejos de aquí». Salaya entregó este jueves los premios acompañado por el director general de Patrimonio Cultural, Francisco Pérez Urbán, y el concejal de Patrimonio, José Ramón Bello, quien destacó la importancia de habilitar esta casa histórica tras décadas cerrada a la mayoría de la ciudadanía. «El poder abrir esas puertas y crear un espacio accesible a todo el mundo, con un respeto muy interesante a la propia arquitectura, a los restos que se han ido hallando y sobre todo hacerlo con técnicas muy poco agresivas, fueron las cuestiones que más tuvo en cuenta el jurado», aseveró el edil.

En cuanto al premio a los Apartamentos Turísticos ‘El Patio’, Bello explicó que «ponen en valor un inmueble de la plaza Mayor que se ha convertido en una referencia con mucho respeto a la propia fisonomía del edificio». El jurado valoró sobre todo el esfuerzo por partir de un recinto prácticamente abandonado y con muchos problemas, para conseguir una opción turística en el corazón de la ciudad, que además de rescatar el patrimonio, contribuye a crear riqueza.

Apartamentos ‘El Patio’, proyecto que ha quedado en segundo lugar.

Se trata de un conjunto de cuatro apartamentos con excelentes vistas a la plaza y al casco histórico, de decoración cálida y funcional que fusiona elementos modernos y tradicionales. Todos los clientes pueden disfrutar de una terraza con panorámicas a la muralla, las torres, las iglesias y los palacios.

VI edición ya convocada

Por cierto que el Consorcio Cáceres Ciudad Histórica ya ha convocado la VI edición del Premio Qazrix para obras de rehabilitación, restauración o conservación de viviendas individuales o inmuebles de viviendas, realizadas entre el 1 de septiembre de 2020 y el 31 de octubre de 2022. Promotores y empresas podrán presentar sus candidaturas hasta el 31 de octubre. Se establecen dos premios de 5.000 € y 2.000 euros.