Kiosco

El Periódico Extremadura

EN LA ESQUINA DE LAS AVENIDAS DE DULCINEA Y CERVANTES

Electrocash abre su centro comercial tras siete años desde que se proyectó

Completa la dotación comercial y de servicios del sector residencial de Maltravieso. Este espacio, con más de 3.000 metros cuadrados de edificabilidad, se inaugura el próximo noviembre. Ya están ocupadas las oficinas, desde este lunes, y el centro logístico que coge parte del inmueble. La cafetería y el restaurante tendrán el mismo horario que cualquier negocio de hostelería

Un operario en el centro logístico que ocupa una parte del espacio comercial entre las avenidas de Cervantes y Dulcinea. Carla Graw

Ochenta y cuatro meses o 2.557 días. O lo que es lo mismo: siete años. Ese es el tiempo que ha tardado el empresario cacereño Francisco Piñero en ver hecho realidad su proyecto de centro comercial que este noviembre se abrirá en el sector residencial de Maltravieso, en la esquina de las avenidas de Dulcinea y Cervantes. Piñero es el administrador y gerente de Euro Electrodomésticos de Extremadura (Electrocash), empresa cacereña con una facturación anual de 20 millones de euros y 140 trabajadores. Además de la venta al por mayor, la compañía cuenta con 55 tiendas en Extremadura y entre sus planes está la expansión por Andalucía, ya está presente en Huelva, y Castilla La Mancha.

Desde esta semana ya están ocupadas las oficinas del espacio comercial, donde están los servicios centrales de la empresa, y en agosto se empezó a dar uso al almacén (centro logístico para la provincia de Cáceres), de 2.000 metros cuadrados. En unas semanas se abrirá la tienda, con una superficie de venta que cuenta con mil metros cuadrados, y la cafetería y restaurante en la fachada del inmueble que da a la avenida de Cervantes. En un principio se valoró que el centro comercial, que dispone de una edificabilidad de más de 3.000 metros cuadrados construidos, se compartiese con otras firmas, pero finalmente todo el edificio lo ocupará Electrocash.

Francisco Piñero, delante de la fachada del nuevo centro comercial. Carla Graw

Esta dotación comercial completa los servicios de Maltravieso, un residencial del plan de urbanismo de 1999 que se desarrolló en los primeros años de este siglo. En este proceso de siete años fue necesario como primer paso que se modificasen los usos urbanísticos de la parcela de 6.500 metros cuadrados donde se ha levantado el centro. El cambio se hizo cuando el suelo era propiedad del ayuntamiento y para dotarlo de usos comerciales. En un principio solo se permitían los hoteleros y recreativos. La parcela se sacó a la venta con un precio de licitación de 758.000 euros y la única oferta que se presentó fue la de Electrocash. La venta del terreno se formalizó en 2019.

La inversión, entre la compra del suelo y la construcción del edificio, ronda «los cuatro millones de euros», detalló este viernes Piñero. Tanto el centro logístico como los servicios centrales de la empresa estaban hasta ahora en Capellanías, pero allí «nos quedábamos sin espacio». Piñero destacó el sitio estratégico del nuevo centro, con un acceso rápido a vías de comunicación con un enlace a la ronda este a la que se entra desde la avenida de Dulcinea y la calle ElPeriódico Extremadura. 

La cafetería y restaurante, con 400 metros de terraza con vistas a la Montaña, tendrá el mismo horario que cualquier establecimiento de hostelería, no estará solo vinculado a la dotación comercial. En el nuevo centro hay, de momento, treinta y cinco trabajadores, a los que se van a sumar otros 15 con el restaurante y tienda, cuya apertura no supondrá el cierre de ninguna de las otras que la empresa tiene en la ciudad. La del residencial Ronda, en Mejostilla, cuenta incluso con una superficie mayor. Este centro comercial es el primero de los tres proyectados en esta legislatura, los otros son La Calera y el Way, ambos aún en desarrollo.

Compartir el artículo

stats