Bonos de hasta 3.000 euros por nacimiento o adopción. Eso es lo que dará el PP en caso de ganar las próximas elecciones y alzarse con la presidencia de la Diputación como receta para frenar la despoblación en la provincia de Cáceres. La medida forma parte de un plan que incluye 30 medidas y que con el título de 'Una provincia sostenible' se ha registrado hoy en la institución provincial. Al bono, una iniciativa muy antigua aplicada en España incluso antes de la instauración de la Democracia, se unen otras iniciativas como ayudas para facilitar una vivienda (nueva o rehabilitada) a los jóvenes o para quienes quieran asentarse en la provincia. Además, prevé un Plan de Emprendedores que fomente el empleo, impulsando el teletrabajo para quienes quieran vivir en los pueblos aunque su trabajo esté fuera, o la financiación de proyectos empresariales, apostando por la formación en sectores estratégicos como la construcción o recuperando los oficios tradicionales.

La propuesta, según un comunicado hecho público esta mañana por los populares, se complementa con un Plan de Pequeños Polígonos Industriales Rurales que permitiría la cofinanciación de naves para establecer nuevos negocios o para mejorar las prestaciones de los existentes, en municipios de menos de 3.000 habitantes y con un Programa de recuperación de caminos rurales y vecinales, con en el objetivo de facilitar el día a día de agricultores y ganaderos.

El PP ha ilustrado su anuncio con una imagen en la que puede verse a diputados y alcaldes posando en Roturas de Cabañas, una pedanía de Cabañas del Castillo, un municipio de Las Villuercas castigado como otros muchos por la sangría poblacional que provocó la emigración que experimentó entre los años 1960 y 1980. Ha sido esta pedanía precisamente el último escenario de las más de 40 reuniones que la formación azul ha mantenido en las comarcas cacereñas.

El portavoz popular, Sergio Rey, ha dicho que el Plan 'Una provincia sostenible' surge con el objetivo de "recuperar la calidad de vida de los pueblos, erradicar la sangría que supone la despoblación en la provincia, así como buscar un desarrollo sostenible y rentable que genere trabajo y bienestar en nuestras zonas rurales".

En este sentido, el plan también contempla que se faciliten las obras de las residencias de mayores, "que éstas sirvan para generar nuevos puestos de trabajo y que se busquen fórmulas para cofinanciar las plazas ofertadas", ha manifestado Rey. Asimismo, en colaboración con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de la provincia, se prevé por poner en marcha el programa “SPD” de dosificación personalizada de fármacos.

En materia de movilidad, el PP reclama rutas de transporte que conecten las zonas rurales con las ciudades, de modo que se ayude a los vecinos a realizar sus gestiones administrativas, a acudir al médico o a recibir formación, entre otros. Además, crearía una red de taxis rurales que de solución a los municipios de menor tamaño.

A juicio, del PP, teniendo en cuenta que los ayuntamientos son la institución más cercana a los ciudadanos, la Diputación debe plantear ayudas que compensen los elevados costes los gobiernos locales que están asumiendo por la subida de los precios de la luz, el gas o el carburante, de modo que puedan mantener los servicios que prestan a sus vecinos.