El Ayuntamiento de Cáceres ha sacado este viernes a licitación la semipeatonalización, con la creación de una plataforma única, de las calles San Antón y Parras. Sale a concurso con un importe de inicio de 192.740 euros, cantidad que se reducirá con las ofertas que presenten las empresas, y se calcula que su plazo de ejecución sea de 3 meses. El periodo de presentación de ofertas por parte de los licitadores finaliza el 12 de diciembre. También se intervendrá en Clavellinas, que se peatonaliza.

Esta es una de las obras que primero se anunciaron durante el mandato del actual regidor, Luis Salaya, pero que no salen a licitación hasta ahora, una vez que se decidió que se financiarían con los programas de fondos europeos para la recuperación. En un principio se planificó financiarlas con cargo al préstamo para inversiones que el gobierno local contrató en esta legislatura. Las obras podrían iniciarse en febrero o marzo, en cuanto esté adjudicada y firmado el contrato. Antes se tiene que reunir la mesa de contratación del ayuntamiento y que los técnicos informen y valores las ofertas presentadas.

El concejal de Infraestructuras, Andrés Licerán, destacó este viernes en un comunicado que “Cáceres contará por fin con un itinerario accesible entre la avenida de España, la plaza Obispo Galarza y la Ciudad Monumental”. Y recordó que se trata de una obra incluida en el Plan Cáceres, Comercio accesible del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia financiado por la Unión Europea-NextGenerationEU.

Añadió que para agilizar el plazo de ejecución y reducir la incidencia que la obra tendrá en la zona “se ha optado por una actuación más rápida de ejecutar como es el aglomerado impreso”.

Según se precisa en el pliego técnico del concurso, con esta obra se restringirá el acceso y circulación de todos aquellos vehículos, salvo los autorizados (residentes, hotel y parking de obispo Galarza), limitándose la velocidad a veinte kilómetros por hora y dando prioridad al peatón para circular por la calzada "mediante la señal vertical homologada S-28". Se pretende con ello crear una plataforma peatonal en Calle Clavellinas y desde la calle San Antón hasta calle Parras a la altura de la intersección con calle Alzapiernas. 

En los puntos de cruce de calzadas entre las calles San Antón y San Pedro, y las calles Clavellinas y Roso de Luna, se ha garantizado la continuidad del itinerario. Para que sea uniforme, se empleará el mismo material de losa de granito y el mismo diseño de pavimentación que en la Calle San Pedro y Roso de Luna

Según se avanza en el pliego, la zona de carga y descarga del Gran Teatro se suprimirá y se trasladará a la otra margen, y el aparcamiento de la calle Parras destinado a los clientes de los hoteles Ágora y Alfonso IX pasará a ser una zona de estacionamiento de parada máxima 5 minutos. Se han incluido tres plazas de aparcamiento reservadas y diseñadas para uso de personas con movilidad reducida (PMR), una de ellas en la zona de aparcamiento del hotel Ágora y las otras dos, en la plaza Marrón.  

El área a acondicionar tiene una longitud aproximada de 355 metros y una media de 6,5 metros de ancho entre fachadas de edificios en cuanto se refiere a calles Parras y San Antón y de una longitud de 84 metros y una media de 3 metros de ancho en calle Clavellinas.

 "Esta vía de circulación urbana es de gran importancia debido a los conflictos que se generan entre la circulación rodada y peatonal, por ello se proyecta una plataforma única que englobe la circulación peatonal con seguridad y con las suficientes características para asegurar su accesibilidad para personas con movilidad reducida", según justificó el gobierno local en su comunicado.