La corporación municipal se despedirá en el pleno ordinario del mes de mayo con la aprobación inicial de la modificación del Plan General Municipal (PGM) de urbanismo que facilita la ejecución de la segunda fase del centro comercial Way en la parcela del antiguo matadero. Lo que supone este cambio es dar facilidades a la empresa promotora para una distribución de los espacios que puede ser con más tiendas y con menos ocio y locales recreativos, además la posibilidad del uso hotelero en la parcela quedaría fuera. Es justo lo contrario de lo que permite ahora la norma urbanística.

El plan que está en vigor distribuye los 26.248 metros cuadrados edificables que tiene la parcela de la siguiente manera: 7.536 para fines hoteleros, 18.712 para recreativos y de ocio y 5.554 para comerciales. Es decir, obedece a una ordenación en la que se da prioridad a los establecimientos de comida, a discotecas, a locales de copas. a un hotel... y deja en un sitio secundario las tiendas. Para entender esto hay que tener en cuenta que esta parcela iba a ser hace dos décadas, cuando se vendió por el ayuntamiento, el principal centro de ocio de la ciudad.

Lo que se pretende con la modificación del plan de urbanismo es que toda la edificabilidad pase a ser terciaria. Es decir, no hay un reparto de los usos que sea fijo. Aunque sí se hace una salvedad: de los 26.248 metros cuadrados edificables, hay que dejar un mínimo de 6.540 para usos de ocio y de éstos se tienen que reservar 2.500 para un uso deportivo y cultural.

¿Qué supone esta nueva ordenación? Pues que el promotor del centro comercial podrá dedicar, como máximo, casi 20.000 metros cuadrados a comercio, a tiendas con diferentes tamaños. Esto no quiere decir que la totalidad de esos casi 20.000 metros cuadrados sean para comercios, parte puede destinarse a fines de ocio y recreativo, pero se abre la mano para que el promotor pueda dar una mayor cabida a los comercios en su centro comercial. Lo que sí está claro es que no habrá hotel. Los 26.248 metros cuadrados edificables es el tope máximo en la parcela de tres hectáreas que ocupó el antiguo matadero de Cáceres

Por ahora lo que se está construyendo es la primera fase del espacio comercial, que consistirá en la ejecución de un edificio con una edificabilidad de 6.500 metros cuadrados, de los que 3.000 los va a ocupar una tienda de Decathlon. En esta primera fase no se agota el reparto de la edificabilidad que se establece en el plan en vigor. Pero para hacer la segunda fase sí se necesita esta modificación para que el espacio que ahora se asigna para los usos recreativos sea ocupado por los comerciales. 

Además de la tienda deportiva, en esta primera fase también se establecerán empresas comerciales de otros sectores y otras de restauración. Los multicines, que se habían anunciado, se quedan fuera. La pretensión del promotor es que esta fase, que también incluye la urbanización de toda la parcela, se abra a finales de 2024. En la misma también se va a acondicionar toda la parcela colindante a la del antiguo matadero, que en la segunda fase ya se va a transformar en plazas de aparcamiento. Toda la actuación, con todas sus fases finalizadas, contará con cerca de un millar de plazas de aparcamiento, según la presentación inicial que se hizo hace un año de este proyecto comercial.

Por otra parte, el ayuntamiento ha desbloqueado el parque de medianas que se proyecta al otro lado del hipermercado de Carrefour, entre la avenida del Ferrocarril y el centro comercial. La consecución de la licencia había quedado bloqueada después de que Demarcación de Carreteras plantease la necesidad de acometer una vía de servicio entre la glorieta de los Donantes de Sangre y el Leroy Merlín para regular el acceso de los vehículos al parque comercial.

Las negociaciones que se han mantenido durante las últimas semanas han dado como resultado que el Ministerio de Transportes se encargará de la construcción de la vía de servicio, según precisaron fuentes municipales. Para que no se tenga que esperar a su construcción, el ayuntamiento ha solicitado al ministerio una autorización para que de forma provisional se pueda hacer un acceso desde la avenida del Ferrocarril que permita a los promotores del parque de medianas dar una entrada a su espacio comercial, que estará formado por naves y que sería parecido al de Ronda y Nuevo Cáceres.