Entrevista | Ignacio Lucero Mayordomo de la cofradía de la Soledad de Cáceres

"La obligación de las cofradías de Cáceres es atraer a la gente joven"

Ignacio Lucero será el nuevo mayordomo de la Cofradía de la Soledad de Cáceres tras el cumplimento del mandato de Miguel Ángel García. Solidario por convicción, presidente de la Asociación de Ayuda Contra el Cáncer, asegura que representar a una hermandad que ha significado tanto para él le llena de orgullo

Ignacio Lucero nuevo Mayordomo de la cofradía de la soledad

Ignacio Lucero nuevo Mayordomo de la cofradía de la soledad / Carla Graw

-¿Cómo entró en el mundo de las cofradías?

-Desde pequeño por tradición familiar he pertenecido a varias cofradías de la ciudad de Cáceres, las más antiguas como son la del Nazareno, la Vera Cruz, de las Batallas, del Amparo y también de la Soledad. He vivido la Semana Santa entera desde pequeño, soy de las pocas personas que no se ha movido de Cáceres durante la Semana Santa. Para mí es una tradición a la que no puedo faltar. Antes sólo vivía la Semana Santa durante las festividades, pero con el paso del tiempo me he involucrado más en la Cofradía de la Soledad, hasta que hace cinco años me metí en la directiva. Desde ese momento vives la cofradía durante todo el año.

-¿Por qué decidió presentarte para el puesto de mayordomo para la cofradía de la Soledad?

-El mayordomo saliente, Miguel Ángel García, finalizaba y se necesitaba un relevo. Como contaba con un buen equipo, la mayoría confiaban en mí. Me animaron a postular para la candidatura. Somos gente más joven de lo habitual y lo que queremos es darle un cambio.

-¿Qué supone a nivel personal ser elegido mayordomo?

-Una tradición que llevo toda la vida y que llevo haciéndola desde pequeño. El representar a una cofradía que ha significado mucho para mí, me llena de orgullo y satisfacción. Es una etapa más que voy a tener. Además, yo que me involucro con todo y cuando lo hago intento dar el máximo. Es una historia más que realizo con una persona que considero mi hermano, Toño Martínez; yo nací un 14 de diciembre del año 1977 y él nació ocho días más tarde, el 22 de diciembre, y desde entonces estoy con él. Nuestros hijos tienen las mismas edades. Y él ha entrado ahora como mayordomo en la Vera Cruz y son dos cofradías que están hermanadas.

-¿Al tener dos procesiones dentro de la misma cofradía se dificulta mucho la organización?

-La Cofradía de la Soledad es la oficial porque el Viernes Santo es el día del Santo Entierro. Siempre ha tenido un significado especial para mí. Tanto el viernes que es el día del Santo Entierro como el domingo, que es el día de Resurrección, son dos procesiones totalmente diferentes aunque los dos salgan de la misma cofradía. Se dificulta un poco porque tanto la vestimenta como los enseres son diferentes en cada procesión y no tiene nada que ver un motivo de entierro con un motivo de alegría. También una de ellas es al final de la semana y mucha gente es de muchas cofradías, por lo que se llega cansado, aunque es trabajo no lo hace una única persona, lo hace todo el equipo que hay detrás.

-¿Es necesario un relevo generacional en las cofradías?

-Hay una preocupación por el relevo generacional en todo, ya que la población se va envejeciendo cada vez más. Antes había menos cofradías, ahora debido a que la Semana Santa es Fiesta de Interés Turístico Internacional van saliendo más cofradías y más gente. Hay una base fuerte de gente, lo que hace falta es atraerla y esa es una misión de las propias cofradías, hacerlas atractivas a los jóvenes, es parte de nuestros objetivos.

-¿Piensas cumplir los dos ciclos que se pueden hacer como mayordomo de la cofradía?

-Como máximo son dos periodos de cinco años, ahora mismo se me hace un mundo decir que voy a estar diez años, por lo que voy a cumplir con ilusión y haciendo todo lo posible estos cinco primeros años y queremos conseguir ese relevo generacional que hemos dicho antes, por lo que a mí me gustaría que gente se animara para que al sexto año ya hubiera otra persona.

-La última Procesión Magna no se pudo realizar por culpa del coronavirus ¿En qué consiste y están ansiosos de su celebración en 2025?

-El día del Viernes Santo al ser oficial vienen representaciones de todas las cofradías, cada cinco años se realiza la Procesión Magna y vienen también pasos de cada cofradía. Lo organiza la Unión de Cofradías Penitenciales. Es algo bonito que requiere de trabajo, pero sobre todo bonito porque se realiza en común entre varias cofradías. La de 2025 sería la primera que viviría como mayordomo, las demás las he vivido desde la junta y requiere un trabajo extra, pero cuando se hace con ilusión se hace muy bien. Respecto a si estamos ansiosos, primero estamos pensando en la de 2024 y cuando pase ya nos pondremos con la Magna, vamos partido a partido como se dice, aunque vas mirando qué acciones puedes hacer durante el año.

-¿Cómo es unir sus dos vocaciones, tanto la cofradía como la Asociación Contra el Cáncer?

-Hace unos cuantos años trabajaba de recursos humanos en Imedexa, debido a que a la mujer de un compañero le detectan un cáncer, no lo lleve bien y empecé a informarme, me hice voluntario en la asociación contra el cáncer, al cabo de los años surgió un puesto de gerente provincial. Las puedo compaginar en mi tiempo libre, lo de la asociación es un trabajo que también es una vocación y le echo más horas de lo normal.

-Hace tiempo se propuso subir los principales picos de Cáceres ¿Cómo fue la experiencia, la repetiría?

-Fue una experiencia maravillosa, sustituí la montaña por los parques infantes cuando tuve niños y me dediqué a disfrutar de ellos, pero en el 2020 con la pandemia se paró todo y como gerente de la asociación quería recaudar fondos y dar visibilidad, por eso creé este reto que era subir los diez picos de la provincia de Cáceres, que casi todos están por Gredos, aunque se entra por Salamanca y Ávila. Comenzamos por probar un pico y fue bastante bien. Creía que íbamos a recaudar 1.000 o 2.000 euros y al final recaudamos 10.000. Fue una experiencia inolvidable en la que se animaron deportistas, las entidades financieras, empresas, políticos, amigos... Seguramente este mismo verano o el siguiente lo volveré a repetir.