MANTIENE SU ACTA Y SU DELEGACIÓN EN ASUNTOS SOCIALES PERO COBRARÁ DEL SES POR SU CARGO DE GERENTE

Solís deja la liberación como concejala en Cáceres y Muriel no la coge

El pleno aprobó que 8 concejales cobrarían por su dedicación exclusiva. Ahora son 6

El edil de Servicios Municipales no hace efectiva la liberación que se acordó en junio  

Encarna Solís, en la sala de prensa del ayuntamiento, a los pocos días de su entrada en la corporación local.

Encarna Solís, en la sala de prensa del ayuntamiento, a los pocos días de su entrada en la corporación local. / EL PERIÓDICO

El alcalde de Cáceres, Rafael Mateos, confirmó este miércoles que ya ha trasladado a la secretaría general del ayuntamiento que «la liberación -de la concejala Encarna Solís- no hace falta». En el primer pleno que celebró la actual corporación local, a final de junio, se aprobó una moción en la que la alcaldía proponía que siete ediles desempeñasen su tarea de concejal con dedicación exclusiva, cobrando de la entidad local. A las siete liberaciones propuestas se sumaba la del alcalde. Ahora solo son efectivas seis, ya que a la renuncia de Solís se suma que el concejal de Servicios Municipales, Pedro Muriel, no ha cogido la liberación aprobada en junio, entonces Muriel, que es profesor, ya avanzó que no iba a tomar una decisión sobre si aceptaba la liberación hasta el mes de septiembre. Por ahora no la tiene.

os ediles para los que se aprobó la liberación. Pedro Muriel, segundo por la izquierda arriba, y Encarna Solís, cuarta por la izquierda abajo, no la tienen.

Los ediles para los que se aprobó la liberación. Pedro Muriel, segundo por la izquierda arriba, y Encarna Solís, cuarta por la izquierda abajo, no la tienen. / EL PERIÓDICO

Su renuncia a la liberación no conlleva que Solís deje el acta de concejala, el alcalde reiteró este miércoles que se mantendrá como concejala con las delegaciones que tiene desde el principio del mandato: Servicios Sociales, Mujer, Igualdad y LGTBI. Compatibilizará este puesto con el de gerente del área de salud de Cáceres, su nombramiento se anunció el pasado viernes. Solís cobrará por su cargo en el Servicio Extremeño de Salud, «esa nómina la asumirá el SES y, por lo tanto, se dará de baja, en el día de hoy o mañana, a su liberación», citó el alcalde este miércoles. Mateos, al igual que hizo el pasado martes el primer teniente de alcalde, Emilio Borrega, justificó la continuidad de Solís como concejala porque «tengo el pleno convencimiento de que no solo será una magnífica concejala de servicios sociales, sino que además está capacitada para ser la gerente del área de salud de Cáceres». Encarna Solís y la también concejala Soledad Carrasco son las únicas que dentro del ejecutivo no están en la junta local de gobierno.

Hay un antecedente parecido al de Solís. En 2015, a las pocas semanas de constituirse la nueva corporación local, el concejal socialista Francisco Calvo fue nombrado gerente del área de salud de Cáceres. En esa corporación, Francisco Calvo era concejal de la oposición. En un principio compatibilizó su función de concejal con la de gerente, pero dos meses después de su nombramiento, en octubre, dejó el acta municipal. La portavoz del grupo municipal socialista, Belén Fernández, cuestionó en un tuit este fin de semana que Solís vaya a desempeñar los dos cargos públicos, calificándolo de «inoperancia preocupante».

Otro antecedente fue el de Sergio Velázquez, quien, tras su elección concejal en 2011 dentro del gobierno municipal del PP, fue nombrado en julio de ese año secretario general de Empleo y Actividad Empresarial de la Junta de Extremadura. Mantuvo el acta durante unos meses, pero en febrero de 2012 se hizo efectiva su renuncia al ayuntamiento.

Las dos liberaciones que no se han hecho efectivas «están ahí», indicó Mateos, por «si algún compañero la necesita; si con ello prestamos un mejor servicio a la ciudad, se utilizarán». Además de la liberación en exclusiva de Solís y de Muriel, el pleno también aprobó en junio las de los ediles del gobierno Emilio Borrega, Víctor Bazo, Jorge Suárez y Ángel Orgaz y la de la portavoz del grupo municipal socialista. La retribución bruta que cobra un concejal con dedicación exclusiva es de 3.330 euros al mes. Los portavoces de Podemos y Vox tienen media liberación. Los concejales que tienen liberación no cobran la aportación económica que reciben los ediles por su participación en plenos, comisiones o juntas de gobierno.