UN PROYECTO MEJORA EL ENTORNO PARA APORTAR MÁS SEGURIDAD A VECINOS Y BOMBEROS EN CASO DE INCENDIO

La Montaña se blinda contra el fuego con mejores caminos y depósitos

Muchos viales casi no permitían pasar a un vehículo, ni girar, ni tampoco maniobrar

La Junta afirma que estos trabajos, sobre 60 hectáreas, están a punto de concluir

Orquídeas y ganadería en la Sierra de la Mosca, alineación de montes que enlaza los cascos urbanos de Cáceres y Sierra de Fuentes.

Orquídeas y ganadería en la Sierra de la Mosca, alineación de montes que enlaza los cascos urbanos de Cáceres y Sierra de Fuentes. / XX

Redacción

Las obras de acondicionamiento de la red viaria existente en el paraje de la Sierra de la Mosca de Cáceres se encuentran «próximas a su finalización», según ha comunicado la consejera de Gestión Forestal y Mundo Rural, Camino Limia. Estas actuaciones cuentan con un plazo de ejecución de nueve meses y un presupuesto de 635.238 euros, y abarcan una superficie aproximada de unas 60 hectáreas, según informa la Junta de Extremadura en un comunicado, donde subraya el «doble objetivo» de los trabajos: «La mejora en la seguridad de los ciudadanos y la mejora en la eficiencia de extinción de incendios».

Respecto al primer objetivo, «las obras van a reforzar considerablemente la seguridad de este enclave cacereño, que cuenta con abundante número de segundas residencias y acoge el Santuario de la Virgen de la Montaña, de especial significación para los vecinos de Cáceres», afirma la consejera. Se trata por tanto de «una actuación muy demandada por los afectados, que es ya una realidad».

Y es que «muchos de los viales presentaban escasa anchura, con dificultad o imposibilidad de tránsito para cualquier vehículo, mucho más para los camiones de extinción». En numerosos casos ni siquiera era posible el cruce de vehículos y tampoco había caminos de vuelta, imprescindibles para las maniobras. Existían incluso viales sin salida.

Alternativas de escape

En adelante, los trabajos practicados en la red de accesos, fundamentalmente con las nuevas aperturas de caminos y adecuación de otros, «permitirá que la planificación de las evacuaciones cuente con varias alternativas nuevas de escape». Ello «redundará en la seguridad de ciudadanos y del personal de los distintos organismos que actuarán en una posible emergencia», explican desde la Junta.

Respecto la mejora en la eficiencia de extinción, las aperturas y ensanches de caminos harán posible la llegada de vehículos pesados de los servicios de bomberos a determinados puntos estratégicos o vulnerables, que anteriormente tenían un acceso imposible o muy peligroso. Además, dichos caminos servirán para anclar operaciones de extinción y reforzarán la seguridad de los bomberos en sus posibles actuaciones en la Montaña.

Una máquina trabaja en uno de los caminos, para ampliarlo y adecentarlo.

Una máquina trabaja en uno de los caminos, para ampliarlo y adecentarlo. / JUNTA DE EXTREMADURA

Asimismo, la construcción de los depósitos «permitirá principalmente optimizar el trabajo de los medios aéreos, mejorando su cadencia de descargas (más continuadas)», y los medios terrestres también los utilizarán para aumentar su efectividad sobre todo en la zona de la umbría.

En concreto, se han llevado a cabo fajas auxiliares asociadas a la red de accesos y apertura de caminos en el Aulladero de los Lobos hacia Sierra de Fuentes, Valdeflores de Arriba, Casa del Portanchito y Valhondo, y se han habilitado dos unidades de puntos de agua con capacidad para 126.000 litros, así como fajas auxiliares asociadas a veredas y hormigonados de traza y pasos de agua en Hormiga a Cerro Milano y Portanchito.

La Ley de Montes determina que corresponde a las Administraciones Públicas competentes la responsabilidad de la organización de la defensa contra incendios forestales, por lo que, recuerda la Junta, «se deben adoptar medidas encaminadas a la prevención, detección y extinción de los incendios forestales, medidas en las que se enmarcan estas obras».

«Un gran riesgo ante los incendios»

La Sierra de la Mosca es una alineación montañosa, orientada en general de noroeste a sureste, que enlaza los cascos urbanos de Cáceres y Sierra de Fuentes. Presenta acentuadas pendientes y una vegetación mediterránea característica, con presencia de alcornocales en las umbrías y encinares en las solanas, además de extensos matorrales propios de estados de degradación de los ecosistemas (jarales y brezales en general).

Esta sierra, agrega la Junta de Extremadura, tiene «un gran riesgo estructural frente a los incendios, fundamentalmente debido al abandono del campo y las pérdidas de usos tradicionales», por lo que con poca carga ganadera, sobre todo en la periferia de la sierra, aumenta considerablemente la acumulación de combustible fino.

Hay que añadir la proximidad al casco urbano de Cáceres, «que favoreció, sobre todo a finales del siglo XX, una edificación sin planificación específica, por lo que las vías de tránsito presentan dimensiones no acordes a la actual y fuerte presencia humana».

Desde el punto de vista social, se trata de un entorno de gran valor, asociado a la presencia del Santuario de la Virgen de la Montaña y con muchos senderos de gran belleza y riqueza ecológico-paisajística, «lo que aumenta, más si cabe, la necesidad de protegerlo frente al riesgo de incendios forestales y hacerlo con un impacto visual bajo», detalla la Junta de Extremadura.