valoración de la xxii edición del Mercado Medieval de las Tres Culturas

Hosteleros de Cáceres: "Han sido unos días espectaculares, nos hemos quedado sin productos"

La presidenta de la Asociación de Apartamentos Turísticos de Extremadura (APTUEx) indica que las 5.800 plazas extrahoteleras han estado "prácticamente completas"

El sector hotelero augura "una Navidad histórica"

La vigésimo segunda edición del Mercado Medieval de las Tres Culturas ha desbordado Cáceres. Las aglomeraciones de gente se han convertido en una constante desde el pasado viernes por la tarde hasta la jornada del domingo, destacando el sábado, día en el que las calles del centro de la ciudad y del casco histórico se colapsaron. La hostelería, los hoteles, los apartamentos turísticos o, incluso, el párking de Cánovas han colgado el cartel de completo. Las tres culturas que han pasado por Cáceres en algún momento de su historia -cristiana, árabe y sefardí- han convivido en unos días en los que ha imperado el ambiente festivo en la parte antigua.

Las colas han sido habituales en gran parte de los puestos que se han instalado, sobre todo en la calle Gran Vía, la plaza Mayor, la concatedral de Santa María, la plaza de San Jorge o San Mateo. Además, en la calle San Pedro se desarrollaron numerosos espectáculos que han provocado que las calles se paralicen por el gentío que quiso disfrutar de las funciones.

Los hoteles y apartamentos, hasta arriba

Gran parte de la ingente cantidad de turistas que ha llegado a Cáceres para disfrutar del fin de semana eran desconocedores de la cita que iba a tener lugar, pero se han llevado una grata sorpresa al conocer que iban a compaginar su visita a la ciudad con un viaje a la Edad Media. La presidenta de la Asociación de Apartamentos Turísticos de Extremadura (APTUEx) indica que las 5.800 plazas extrahoteleras han estado "prácticamente completas" todos los días. Cuenta que, tras el recurso que pudo suponer la suspensión del mercado, no hubo casi ninguna cancelación de reservas: "Esto hace pensar que hubiera sido un gran fin de semana aunque no hubiera mercado".

Con respecto a los hoteles, el vicepresidente de la Asociación Empresarial Cacereña de Hostelería y Turismo y director del Hotel Extremadura, Alejandro Picardo, valora de forma muy positiva un evento que "se va consolidando y atrayendo a más personas cada año". "Tengo que reconocer que veo una diferencia con otros eventos como el Womad, y es que siento que esta cita es para el cacereño, no para gente de fuera de la ciudad. Aún así, es evidente que los que vienen de fuera se enamoran e intentan repetir", asegura Picardo.

La hostelería, muy satisfecha

Las terrazas de la plaza Mayor se han visto sorprendidas por el número de clientes que han tenido durante los días de la cita. Pablo Ramos, encargado del Restaurante La Mamarracha, reconoce que no esperaban tanta afluencia de público: "Han sido unos días espectaculares, nos hemos quedado sin productos. Se ha notado muchísimo el movimiento. Lo más positivo es que es un público que viene a disfrutar de una cena, no vienen a beber". "He de reconocer que me ha sorprendido mucho el hecho de que viniera tanta gente a comer aquí y no aprovechasen para disfrutar de la comida medieval", relata. «No trabajamos por reserva, simplemente el que llega nos pide una mesa y se sientan, y ha habido momentos en los que estábamos hasta arriba», explica.

En la calle Sánchez Garrido, el bar La Tapería ha vivido muy de cerca el colapso que se ha sufrido en una de las calles más afectadas, Gran Vía: "Nos ha afectado de forma directa porque nos vimos obligados a quitar algunas de las mesas de la terraza, pero la edición ha sido increíble", cuenta uno de los trabajadores del establecimiento.

Con la vista puesta en el futuro

Los establecimientos y el sector hotelero cacereño miran ya al mes de diciembre con ilusión y auguran una Navidad que puede ser histórica: "Las reservas para las cenas de empresas suelen comenzar ahora, a mediados de noviembre, pero es que estamos ya casi al completo, y las habitaciones también van a buen ritmo".