INSTITUCIÓN PROVINCIAL

Diputación estudia nuevos servicios de teleasistencia para atender de manera específica situaciones como la soledad no deseada

La diputada Sheila Martín se reúne con representantes de Cruz Roja y destaca la posibilidad de incluir la videoatención o la teleasistencia móvil y domiciliaria

Un momento de la reunión.

Un momento de la reunión. / EL PERIÓDICO

Redacción

El servicio de teleasistencia de la Diputación Provincial de Cáceres atiende actualmente a 2.350 personas de municipios menores de 20.000 habitantes, y está presente en prácticamente el 96% del territorio de la provincia.

Es un dato que se ha puesto sobre la mesa en la reunión que ha mantenido este martes la diputada de Políticas Sociales, Sheila Martín Gil, con representantes de Cruz Roja, que es la entidad que coordina este servicio que presta, gratuitamente, la institución provincial.

Martín Gil, junto al responsable del servicio de Teleasistencia de Cruz Roja, Miguel Ángel Martínez; el coordinador de Cruz Roja España en Extremadura, José Aurelio González, y la trabajadora social, Irene Bodón, han abordado las mejoras que el servicio puede contemplar, “ya que en base a la experiencia, al trato con los usuarios y a las demandas o necesidades, a lo largo de los últimos años hemos ido mejorando el sistema, haciéndolo más eficaz, y la alta demanda demuestra que vamos por buen camino”, ha manifestado la diputada.

En este sentido, según ha trasladado Cruz Roja en este encuentro, se ha ido detectando el aumento de “una soledad no deseada”. La comunicación con los teleoperadores ha permitido advertir que “en numerosas ocasiones, las pulsaciones que se dan para contactar con el teleoperador, se hace por la necesidad de hablar con alguien, lo que nos lleva a estudiar -ha apuntado Martín Gil- la posibilidad de incluir elementos nuevos en el servicio, como es la videoatención, es decir, a través de una táblet o un móvil contactar con el usuario, poder hablar, impartir charlas, desarrollar alguna actividad para estimular cognitivamente, para trabajar la memoria… es decir, trabajar en la prevención de las demencias y en la lucha contra la soledad”.

De la misma manera, se contempla la teleasistencia móvil y domiciliaria a través de nuevos elementos, como un reloj que llevaría en la muñeca el usuario en el caso de salir de casa, y lo dejaría en un soporte al llegar al domicilio, “atendiéndole siempre sabiendo si ya lo estamos haciendo en su domicilio a fuera de él”.

Nuevas posibilidades que ampliarían el servicio que se viene prestando hasta ahora en teleasistencia avanzada, con localizadores , dispositivos de humo, de gas, de movimiento, dispositivos de caídas o el seguimiento de las agendas de cada usuario. “El seguimiento de la agenda -indica la diputada- es un aspecto que me parece importantísimo, porque nos hace establecer un contacto muy personal con el usuario, recordándole la toma de las pastillas, las consultas médicas, si ha asistido o, incluso, recordarle fechas importantes para él o ella, ya sea un cumpleaños o una cita”.

El contrato, que deberá renovarse el próximo mes de septiembre, para cuatro años, contempla un presupuesto anual de 400.000 euros.