Kiosco

El Periódico Extremadura

Entrevista
Imelda Rodríguez Escanciano Autora de 'Imagen Política. Modelo y método'

«Los mejores políticos, los que necesitamos y merecemos, son auténticos»

«Los mejores políticos, los que necesitamos y merecemos, son auténticos»

«Si no es apropiado, no lo hagas. Si no es verdad, no lo digas». Esta aseveración, que podría ser pronunciada por cualquier persona que nos quisiera, la dejó escrita Marco Aurelio entre el 170-180 dC. Lo que llama la atención es que aparece, como texto destacado, en una obra de 2022. Concretamente en ‘Imagen Política. Modelo y método’ (Editorial Planeta, 2022) de la Doctora en Ciencias de la Información y experta en Comunicación Estratégica e Imagen Política, Imelda Rodríguez Escanciano (Palencia, 1977) ¿Nada ha cambiado en la política? Pues me atrevería a decirles que no. El triunfo de la política es el fruto de la autenticidad, honestidad y el trabajo. La misma receta que para la vida, y hasta que no interioricemos que la política es la herramienta de ese día a día, citas como éstas, siempre estarán vigentes. A pocos meses de comenzar el curso político hablamos del desprestigio y prestigio de la política, del relato de la verdad, de líderes, los naturales y los impostados. De esto y mucho más, hablamos con Imelda, ¿nos acompañan? Pasen y lean.

En su libro cuenta la anécdota de cuando Mario Draghi se dirigió a los medios de comunicación al final de su primer consejo de ministros y les dijo, básicamente, que no podían comunicar nada, ¡porque no habían hecho nada!, ¿cree que eso es posible en España?, ¿no cree que en nuestro país la política, sin menosprecio de quien lo hace bien y de forma responsable, se entiende más como una plataforma personal y experiencial que como servicio público?

No es útil ni riguroso generalizar. En España hay excelentes mujeres y hombres dedicados a la política por convicción y por entusiasmo. Lo que ocurre es que no siempre están en las primeras líneas de los partidos. Pero existen, claro que sí. Por eso, nuestra responsabilidad es exigir que los partidos elijan a los mejores en sagacidad, en equilibrio y en humanidad. Esto no siempre es lo habitual, porque a veces están obcecados con tapar sus propias goteras. Pero tendrán que hacerlo, porque el votante hoy va a exigir más y ya no se conformará con votar al candidato menos malo. 

¿Qué debería tener en cuenta un líder político a la hora de comunicar para que su público ‘le entienda’?

Los mejores políticos, los que necesitamos y merecemos, son auténticos. Y cuando existe esta autenticidad, la comunicación multiplica su impacto, porque es natural, positiva y decisiva. Comprendemos y creemos a quienes transmiten un mensaje desde la verdad, sin filtros ni artificios. Por eso, la autenticidad es el mayor rasgo de credibilidad, influencia y poder que pueda existir.

Relato, excelencia moral, servicio público, honestidad..., son cualidades que se atribuyen a los líderes políticos que en principio son inherentes a unos valores de carácter personal, pero ¿el hábito, también en esta materia, hace al monje?

El descrédito general hacia la clase política actual es una realidad. Y no es de extrañar. La crispación permanente a la que nos someten buena parte de los políticos es agotadora y repelente. Como contraste, los líderes brillantes, que nunca dejan la integridad a un lado, y la practican en todo lo que dicen y, sobre todo, en lo que hacen. Su credibilidad está ligada a los resultados.

“Nuestra responsabilidad es exigir que los partidos elijan a los mejores en sagacidad, en equilibrio y en humanidad”

decoration

Comparta con nosotros esas cualidades indispensables para un buen político...

El libro recoge todos los valores que ayudarán a los ciudadanos a descubrir el perfil del buen político, tan necesario en este tiempo de incertidumbre. Tres de los más decisivos son la inteligencia práctica, la coherencia y la valentía. Desde estas vigas maestras se construye la autoridad útil, la más deseada por los votantes, porque es la más determinante para mejorar sus vidas.

«La honestidad es una gran inversión en imagen política» ¿no debería ser obligatorio e incluso algo a demostrar antes de entrar en materia electoral?

La honestidad es tan fundamental que el poder verdadero nace de aquí. Hablo de un poder que permanece, no de ostentaciones de mando puntuales. Para tener éxito a largo plazo se debe practicar la integridad, la moderación y la justicia en la toma de decisiones. Hoy vemos demasiados políticos astutos, que podrán arañar votos o confundir durante algún tiempo, pero no permanecerán. Por eso considero que la clave de esta nueva era es ser «hacedores de esperanza», no solo “vendedores de esperanza”, como proponía Napoleón.

«Los mejores políticos, los que necesitamos y merecemos, son auténticos»

Pasión, compasión y fascinación..., tres ejes centrales de la imagen política..., ¿ha conocido a muchos con estos valores?

La imagen política es la imagen del poder. Un poder que surge de la forma en que un político influye a través de su pasión, de su compasión (que supone intervenir en el sufrimiento de los demás para solucionarlo) y de la fascinación que provoca a través de la eficacia demostrada en la solución de los problemas. Hay líderes auténticos históricos como Mandela o María Pacheco y también en la actualidad como Angela Merkel, Jacinda Ardern, o Sanna Marin, tres de las siete dirigentes que mejor gestionaron la crisis de la pandemia en el mundo. La autenticidad siempre nos conviene.

“El carisma de los asesores define también la categoría de un político”

decoration

«Una nueva categoría de liderazgo centrado en la articulación de la verdad, en la cultura del mérito y en la solemnidad de la coherencia», pero en el trayecto de la carrera política muchas buenas personas se han quedado en el camino, ¿tiene que ver con ese círculo de ‘confianza’ que a veces ‘ciega y aísla’ al líder o quizás con la falta de contacto directo con la ciudadanía?

Tener al lado a aduladores o ignorar lo que importa a los ciudadanos termina por romper completamente el vínculo de la confianza con los ciudadanos. Y, si el candidato, el partido o la organización, no rectifica a tiempo, ya no hay vuelta atrás. Por eso los políticos deberían rodearse de equipos críticos, con rotundo talento y muchísima bondad. El carisma de los asesores define también la categoría de un político.

«Hay que contar el poder» ¿Qué es más necesario para un líder? ¿un buen jefe de prensa o llevar una buena política? 

El poder se cuenta a través de la verdad, de los hechos y de la sensibilidad de un político. Y no es buena opción manipular su imagen porque el riesgo de provocar descrédito social, antes o después, será muy alto. Los líderes siempre se rodean de equipos con gran lucidez, perspectiva y generosidad. Los políticos de medio pelo hacen lo contrario. 

“El descrédito general hacia la clase política actual es una realidad. Y no es de extrañar”

decoration

En mayo del año que viene tenemos elecciones, en principio, municipales y regionales, ¿algún consejo a los futuros electos?

Mi consejo es que sean capaces de detectar y de comunicar su autenticad. No es una tarea fácil, pero es el único camino hacia un triunfo sólido. Por eso, los partidos tienen que poner al frente de las candidaturas a líderes auténticos, que hablan desde el corazón (no desde las vísceras) y resuelven. En las próximas elecciones, los candidatos auténticos serán más decisivos que nunca.

Compartir el artículo

stats