La entrevista | Misia Fadista

"Me identifico con el animal que soy yo"

Imagen promocional de Misia, que este vierne inaugura en Badajoz el Festival de Flamenco y Fado.

Imagen promocional de Misia, que este vierne inaugura en Badajoz el Festival de Flamenco y Fado. / Cedida por el López de Ayala

Echar la vista atrás y seguir mirando serena, autocompasiva y erguida ante los errores y frente a una misma solo está reservado para las heroínas. Luchadoras, guerreras que han podido levantarse más fuertes aún tras las caídas y que, aferradas a la voz y su manera de entender la vida, consiguen levantar muros ante la adversidad. Esas pequeñas, grandes cosas que nos minan, pero no nos dinamitan. Así, ha ido configurando su camino la fadista Misia (Susana Maria Alfonso de Aguiar (Oporto, Portugal, 1955) que el 30 de junio desplegará su saudade en el marco del Festival Flamenco y Fado de Badajoz. Un encuentro más con un público al que, tras treinta años sobre el escenario, a Mísia solo queda acariciar y acurrucar con ese ‘nuevo fado’ (entrecomillado ex profeso) que la portuguesa tantos aplausos ha cosechado. Presenta, ‘Animal sentimental’ otro ‘bocado’ más a un alma «de todos los colores» en una vida personal y profesional a la que Mísia ha sabido dibujar en un pentagrama con todo tipo de vivencias. Como el fado, Mísia se levanta y cae en los melismas de la canción portuguesa, convirtiéndose en ese ‘Animal sentimental’ que agarra y desgarra a partes iguales. Como el flamenco, ese arte que tanto admira, y con el que tantas similitudes encuentra. Pasen y lean. 

Este proyecto lo presenta como un tríptico vital en el que se retrata con un nuevo disco, un concierto con escenografía propia, y un libro biográfico, ¿por qué lo ha hecho así?

Lo he hecho así porque he sentido que era el momento. Son 30 años de carrera; me han marcado, últimamente, muchas cosas personales y profesionales, y sentí que era ahora el momento. Es otra manera de festejar un ciclo y al mismo tiempo con ganas, por temas personales, de escribir un libro; algo que tenía ganas desde hace tiempo. He escrito para prensa, pero me atreví y escribí y lo presenté así, como un tríptico. Cada capítulo del libro, que no está editado en España, corresponde a las músicas del disco. Fue una idea que tuve de que los títulos o capítulos estuvieran relacionados con frases de las músicas del disco. 

¿Es este proyecto una metáfora de las múltiples caras que puede aguardar una vida?

Hay muchas vidas dentro de mi vida. Muchos infiernos, muchos cielos y muchos paraísos. Yo tengo y he tenido una vida bastante agitada. 

«De las cosas malas que he tenido, que no son pocas, solo hablo de las cicatrices no de la herida»

undefined

Acompaña a su ‘Animal sentimental’ un libro, una biografía…, ¿necesitaba desnudarse en todas las facetas artísticas posibles?

No me desnudo totalmente en el libro. De las cosas malas que he tenido, que no son pocas, solo hablo de las cicatrices no de la herida. No es un libro que va a especular con cosas esperpénticas…, todos tenemos personas que nos han hecho mal; yo cuento algunas cosas, pero nunca digo el nombre; yo no soy quién para juzgar las patologías de los demás. Si yo lo he permitido también soy responsable y hablo en concreto de temas de ‘amores’ donde siempre he cometido errores de castings…, ellos no tenían culpa de nada, eran responsables como yo de haber podido terminar e irse. Así que es un libro bello y muy honesto. 

Es la primera vez que trabaja con un escenógrafo en un concierto… 

Es la primera vez que trabajo con un escenógrafo, pero no la primera que utilizo escenografía en mis conciertos. Hemos creado algo basado en una frase que digo desde hace años y que, es la verdad de cómo me siento…, por supuesto ¡no triste! Dejemos de llamar al fado triste. El fado es profundo como el cante hondo. Yo tengo un parte portuguesa, más interiorizada, más austera y otra más cabaretera que yo digo la parte Almodóvar; esos dos personajes, ¡y no porque yo me identifique así! sino para que las personas lo entiendan. Mi madre fue bailarina de música clásica española y mi abuela, en los años 30, artista de vodevil y burlesque así que tengo un lado muy plumas y espontáneo, almodovariano, y otro más profundo; y la persona que ha hecho la escenografía ha puesto de relieve ambas partes. 

¿Qué ha sido lo peor y lo mejor en estos 30 años de carrera?

No puedo hacer así…, no pienso tan exhaustivamente en blanco o negro…, incluso las cosas que nos son buenas me han enseñado a vivir por eso este trabajo se llama ‘Animal sentimental’. Por mi madre, mi abuela…, se hablaba mucho en casa…, mis padres se divorciaron cuando yo tenía cuatro años. He sido educada hablando de los sentimientos, conversaciones sobre emociones y siento con mucha intensidad. Sentir me ha salvado en los malos momentos.

Hay muchas vidas dentro de mi vida. Muchos infiernos, muchos cielos y muchos paraísos”

undefined

¿Es difícil apaciguar esos dos ‘animales’ en una misma?

No, es la manera que yo soy, no puedo cambiar, no puedo planteármelo. Es difícil para los demás, para mi es fácil porque yo soy así. Puede ser difícil para los demás, quizás lo sea, sobre todo artísticamente es una riqueza, pero yo soy así, culturalmente ibérica, portuguesa de Oporto, del norte, ese es mi escenario interior, pero de cara a las otras personas a lo mejor me encuentran un poco excéntrica y demás, pero no es algo que me preocupe la verdad. 

Cuando una llega a cierta edad, una se lo perdona todo, ¿no?

No es cuestión de perdonar porque no son pecados; digamos que aprendemos lo que es importante y lo que no. De niña tuve que cuidar mucho de mi porque mis padres no estaban preparados para tener hijos así que yo era muy sensata, lo hacía todo lo mejor posible, ¡era una personita, no una niña! Y ahora me permito ser niña. Hace unos días fue mi cumpleaños y me han regalado muñecos, y cosas así. Ahora me puedo permitir el lujo de ser infantil.  

Con los años, ¿es más fácil perdonar?

¡Yo no creo en el pecado! no soy nadie para perdonar, no soy quien.

undefined

 ‘Animal sentimental’, ¿Qué animal reflejaría mejor el momento que está viviendo actualmente?

Me identifico con el animal que soy yo. No podemos olvidar que somos todos animales, el ser humano se siente superior en la naturaleza, pero tenemos muchos genes comunes con, por ejemplo, las moscas. Es chocante saberlo, ¡pero es la verdad! No somos tan diferentes en el sentido biológico…, luego viene la inteligencia y lo estropea todo porque no hay animales que hagan las barbaridades que estamos haciendo nosotros con el planeta. 

“El fado es profundo como el cante hondo”

undefined

¿Qué color le pondría a su alma en estos momentos?

Tengo varios colores durante el día, no soy tan taxativa de decir que soy de uno u otro color. Yo paso por varios colores durante el día; a veces soy muy niña y otras muy adulas, no somos tan clasificables, pienso yo. 

De madre española de origen catalán y padre portugués, en sus comienzos trabajó como bailarina de cabaré, ─tercera generación─ en el teatro El Molino; ¿qué le ha aportó esa vivencia?

Es un lugar legendario, un teatro vodevil de la época de la posguerra, y sí, me considero molinera. Lo que me ha aportado, desde luego, es el haberme quitado el miedo del escenario porque había mucha proximidad del público. Yo dejé el miedo en El Molino. 

Será usted la artista que abrirá el Festival de Flamenco y Fado de Badajoz… 

Es un gran honor que agradezco y al mismo tiempo cambia el espectáculo porque es difícil hacer proyecciones, cambio de ropa, ¡es al aire libre! ¿Y sabe? Me obsesiona un poco, ¡una cosa muy tonta! Siempre tengo mucho miedo que cuando canto con luces, en sitios abiertos, con la boca abierta, ¡se me meta algún insecto! Pero sí, sí, tengo muchas ganas. 

Sin duda este festival resume lo que es su vida: familia española, portuguesa; en esa frontera que es Badajoz… 

Sí, sí, estar ahí en un lugar de encuentro en una frontera que, aunque no exista físicamente, para mi es algo que une. Yo me siento muy ibérica, además, mi patria también son los libros, películas, los países que he visitado durante 30 años de viaje y si, desde luego significa, el encuentro cultural de dos países que son míos, aunque sigo diciendo que yo me siento portuguesa de Oporto. La unión de flamenco y fado me parece una idea maravillosa. Mire, yo soy una persona que acumulo no excluyo, y sigo pensando que la intuición sigue siendo la señal de mayor inteligencia y tenemos el caso de Amália Rodrígues, que no tenía instrucción académica, y de la que aún se sigue escribiendo su biografía. A mi me han clasificado como la creadora del nuevo fado, pero el fado no tiene nada que ver con la edad cronológica, ahora hay una generación de muy buenas voces, pero no están haciendo nada nuevo. Lo hacemos diferente pero después de Amália no creo que nadie consiga hacer nada nuevo. Para mi es la más contemporánea.