75 - Alter Enersun Al-Qázeres Extremadura: Irene Lahuerta (11), Alexis Jones (15), Eleanna Christinaki (16), Vicky Llorente (11), Anna Pachurina (10) -cinco inicial- Petra Zaplatova (2), Fiona O’Dwyer (8), Alexa Hart (2), Carla Ollero (0), Sira Hisado (0), Carmen Cambero (0).

Campus Promete: Lyndra Weaver (10), Paula Estebas (9), Maimouna Diarra (11), Jovana Nogic (11), Laia Flores (11) -cinco inicial- María Barneda (2), Bojana Kovacevic (15), Cris Requejo (0).

Marcador por cuartos: 20-17, 41-32 (descanso), 60-43 y 75-69 (final).

Árbitros: Lema, Olivares y Lázaro. Sin eliminadas.

Incidencias: Partido de la vigesimonovena jornada de la Liga Femenina Endesa disputado en el Multiusos Ciudad de Cáceres ante 65 espectadores.

Al menos el Alter Enersun Al-Qázeres Extremadura demostró profesionalidad y se llevó la victoria en su penúltimo partido, por ahora, en la Liga Femenina Endesa, último de los que jugará en Cáceres. Sin nada en juego más que la imagen y el orgullo propio, batió a un Campus Promete felizmente salvado (75-69).

Sí, sí que debe ser difícil mantener una cierta tensión competitiva cuando ya estás descendido matemáticamente y el regreso a casa está ya cercano. En ese sentido cumplió un Al-Qázeres que desde el inicio salió intenso, con jugadoras que querían reivindicarse pero sin abusar del individualismo. El séptimo triunfo de la temporada no es que vaya a cambiar nada ni libera a nadie de sus responsabilidades, pero es mejor que haber acumulado otra decepción.

Especialmente enchufada salió Alexis Jones, una de las señaladas por el naufragio. Anotó 12 de los primeros 20 puntos de su equipo en el cuarto inaugural. Siguiendo un patrón de lo que ha sido su segunda etapa en Cáceres, su acierto --seguramente por falta de físico-- se desplomó a continuación y solo sumaría 3 más.

El choque a juzgar por el desértico estado de las gradas pareció que se disputase en pleno confinamiento, y eso que un grupo de componentes del Formación Deportiva Mérida acudió al choque. Sin embargo, la mañana estaba resultando sumamente entretenida. El Al-Qázeres continuó ofreciendo un buen tono tanto defensivo como ofensivo antes del descanso, lo que le permitió ampliar su ventaja (41-32). El detalle emotivo lo puso el debut esta temporada de la junior Carla Ollero, que se lesionó el pasado 8 de marzo y no había vuelto a jugar desde entonces. Solo fueron siete segundos y una jugada, pero su sonrisa lo decía absolutamente todo.

Carla Ollero (18) debuta tras lesionarse hace más de un año.

Con Jones desvaneciéndose, Eleanna Christinaki cogió el relevo anotador a punto. Sus aciertos y los de jugadoras teóricamente secundarias pero que han terminado siendo importantes, como Irene Lahuerta y Vicky Llorente, permitieron una escapada que parecía definitiva. Un tremendísimo triple de Anna Pachurina desde 9-10 metros cerró el tercer cuarto con 60-43.

Hubo un último espacio para el sufrimiento, cómo no. El choque estaba casi sentenciado a falta de 6:29 (63-47), pero Campus Promete --que solo viajó con siete profesionales, por cierto-- reaccionó y firmó un contundente parcial que le permitió entrar en los últimos tres minutos con opciones (65-62). El fiasco no se consumó, de nuevo con Christinaki apareciendo. Puede acertar o fallar, pero no se puede decir que se esconda.

Acaba así una tanda de cinco años de partidos de élite en Cáceres. En el club recuerdan que el primer descenso, en 2015, conllevó volver más fuertes apenas un año después. Es el espíritu que se quiere retomar ahora, aunque queda todavía mucho por decidir sobre el nuevo proyecto.

Eleanna Christinaki busca una compañera a la que pasar, presionada por dos rivales.