1 - Azuaga: Carlos Sánchez; Sofi, Ruby, Machado, Maldonado, Adame, Torralbo (Rafa, minuto 89), Mogollón (Chus, minuto 63), Puyi (Neftalí, minuto 76), Barragán (Patri, minuto 76) y Espada.

1 - Llerenense: Carlos; Mario Luis, Salas, Noni, Juanmi (Camps, minuto 46), Zuri, Kaká, Mario Tomé, Gio (Juanan, minuto 69), Manuel (Raúl, minuto 82) y Jaime (Iván, minuto 69).

Goles: 0-1: minuto 75, David Camps, de penalti. 1-1: minuto 84, Neftalí.

Árbitro: González Umbert . Expulsó al visitante Mario Tomé por doble amarilla en el minuto 66. Amonestó Barragán, Carlos Sánchez, Maldonado y Samu, del Azuaga; y a Gio, Salas, Zuri y Iván, del Llerenense.

Incidencias: Partido disputado en el estadio Municipal de Azuaga ante unos 300 espectadores.

El Azuaga-Llerenense se podía definir como el gran partido de la última jornada de la primera fase en Tercera. El que ganara disfrutaría de las mieles del éxito, que traducido significa que aseguraría la permanencia. El que perdiera tenía por delante una segunda fase entera para conseguirlo. Lo primero se lo queda el Azuaga, lo segundo el Llerenense. El empate (1-1) acabó beneficiando a los locales, que durante muchos minutos se vieron superados por su rival.

Marcó primero el Llerenense, en el minuto 75, cuando David Camps adelantó a los visitantes al transformar un penalti para alegría de sus aficionados, los que se habían desplazado para animar a los suyos. Pero cuando el partido enfilaba su recta final, en el 84, empató Neftalí. La alegría cambió de bando. Y ya no se movería de donde estaba.

El choque comenzó con un ritmo frenético y con el Azuaga llevando la iniciativa del juego. Ya en el minuto 7 probó fortuna el conjunto local tras una falta peligrosa de Torralbo que despejó la defensa rival, pero minutos más tarde el Llerenense respondió con un disparo que obligó a Carlos Sánchez a intervenir.

Se notaba cierto nerviosismo por lo que se jugaban ambas escuadras que, a medida que transcurrían los minutos, se fueron igualando las fuerzas, pero fue el cuadro local quien gozó de la más clara justo antes del descanso por mediación de un lanzamiento de Espada que se marchó fuera.

El guión siguió siendo el mismo en la reanudación, aunque llegarían dos acciones que marcarían el devenir del partido. La primera fue la expulsión de Mario Tomé, y después fue el penalti que decretó el colegiado a favor del Llerenense que se encargaría de materializar el recién entrado en el campo David Camps. En ese momento el Llerenense superaba al Azuaga en la clasificación. Se quedaban la gloria de la permanencia y el premio de seguir en la pelea por el ascenso.

Pero todavía estaba por llegar la euforia local con la diana de Neftalí que no perdonó ante Carlos. Sin tiempo para más, terminó el partido con la alegría para un Azuaga que salva la categoría y sigue en la pelea por subir de categoría, aunque esa pelea la inicia ya con una desventaja de siete puntos con el Plasencia y nueve con el Extremadura B.