Mucho se está hablando esta temporada del virtuosismo de los jugadores de ataque del Diocesano durante la primera fase de Tercera División. Pero los números hablan de que el equipo de Adolfo Senso ha ido ganando en seguridad defensiva hasta convertirse en uno de los conjuntos menos goleados de la categoría.

Gran culpa de ello la tienen la pareja de expeditivos centrales que además se proliferan en ataque con la consecución de goles en jugadas de estrategia y son el inicio de cada jugada de ataque sacando bien el balón desde atrás. Son Mohamed Zakaria Kerkich Amar, Kerkich (Ceuta, 29 de julio de 1998), y Ginés González Conesa, Ginés (Badajoz, 2 de noviembre de 2001), que se preguntan entre ellos en esta entrevista cruzada.

Kerkich: ¿Cómo valoras lo que va de temporada y qué esperas para lo que viene?

Ginés: Hemos pasado un bache que se ha alargado más de lo que queríamos, pero ahí estamos, disfrutando de esos puestos que nos hemos ganado y, ya que estamos, a ver si podemos conseguir un objetivo mucho mayor de lo que nos marcamos y, ¿por qué no?, ascender. En lo personal, es mi primera temporada de senior y tengo muchas cosas que corregir, pero me he ido adaptando poco a poco y estoy disfrutando del fútbol.

Ginés: ¿Te esperabas que la temporada fuera así de bien?

Kerkich: Creo que ninguno lo esperaba, pero ahí estamos y ahora nos queda lo mejor y lo vamos a disfrutar. En lo personal, también he ido de menos a más gracias al cuerpo técnico y a los compañeros.

Kerkich: ¿Cuál ha sido tu momento más feliz y más difícil de tu trayectoria?

Ginés: Lo peor fue cuando estuve jugando muy poco en el Flecha Negra y en el Badajoz en dos temporadas y las cuatro veces que me rompí el bíceps femoral antes del parón por la pandemia. Y lo mejor, cuando estaba en dinámica y jugando amistoso con el primer equipo del Badajoz y todo este año con el Dioce.

Ginés: En un año tan atípico, ¿cómo llevas estar tan lejos de casa?

Kerkich: Al principio se hace bastante difícil estar lejos de los tuyos, pero se vuelve más llevadero cuando estás arropado por los compañeros y con la mente ocupada con las rutinas diarias. Pero estoy muy contento con esta experiencia.

Kerkich: ¿Con qué virtud te quedarías de tu pareja en el centro de la defensa y por qué?

Ginés: Tienes muchas virtudes: poderoso en el juego aéreo a pesar de no ser muy alto, vas bien al corte, mandas muy bien y estás atento… eres muy completo, aunque los dos tenemos cosas que corregir. Pero si tuviera que ir a la guerra con alguien, iría contigo.

Ginés: A pesar de ser tu último año de sub-23 y mi primero de senior, ¿te ha sorprendido que hayamos funcionado bien juntos?

Kerkich: El primer día de pretemporada dije: ‘Cuidado con el bicho que tengo al lado’. Cada uno con nuestras virtudes formamos un tándem bueno, y también con Fran Castro cada vez que ha jugado con cualquiera de nosotros. Aún con poca experiencia, tienes unas condiciones que cualquier central querría tener y creo que te espera un futuro muy prometedor.

Kerkich: ¿Qué te parece que ese fan incondicional del Dioce, que es tu padre, me quiera más a mí que a su propio hijo?

Ginés: A mi padre le gusta que disfrutemos del fútbol y me quiere ver feliz y ve que contigo, y con Fran Castro, estoy cómodo. Puede ser que te quiera más a ti, por eso te regala quesos.

Ginés: Ahora que se acerca el Ramadán, ¿te pondrás igual de fuerte que yo?

Kerkich: Es verdad que me espera un mes bastante duro. Solo espero que algún día pases el ayuno conmigo y pueda comprobar que tu fortaleza mental es igual que la física.