César Castro encontró un motivo de alegría y otro de insatisfacción en la misma prueba, la de 200 metros libre del Campeonato de España absoluto. El nadador placentino logró la victoria con bastante holgura, pero se quedó muy cerca de la marca mínima que le hubiese clasificado para los Juegos Olímpicos de Tokio.

Castro necesita superar su propio récord de España de la distancia, que está en 1:47.45, para entrar con toda seguridad en los planes federativos. Durante buena parte de la cita de Sabadell lo acarició, ya que al final de los tres primeros largos estaba en ritmo de ello: 25.09, 52.02 y 1:19.49. Sin embargo, por el cansancio y probablemente por no sentirse muy exigido por sus rivales, en el último de ellos bajó algo el ritmo y eso le costó quedarse con un registro de 1:47.79.

El resultado fue un oro con una parte alegre y otra amarga. Al segundo clasificado, Mario Molla, lo dejó a algo más de un segundo (1:48.92), mientras que el podio lo completó Moritz Berg (1:49.08).

Esta no será su última oportunidad para subirse al barco de Tokio. Estará con toda seguridad en los Campeonatos de Europa, que serán en Budapest del 10 al 23 de mayo, y será allí donde haga su definitivo intento, con el estímulo extra de que estará rodeado de nadadores de mucho potencial.

Otro extremeño no tuvo consuelo posible para otro extremeño en la misma prueba de 200 libre. El almendralejense Miguel Durán, aunque no sea precisamente su especialidad, optaba a subir el podio, pero tuvo que conformarse con el cuarto puesto con un tiempo de 1:49.37.

El Campeonato de España continuará en los próximos días con los extremeños en liza. Durán intentará cogerse la revancha en los 400 libre, en los que parte teóricamente como favorito, aunque eso no será hasta el domingo.