Una de las mejores deportistas extremeñas de la actualidad acaba de cerrar la que quizás ha sido etapa más negra de su vida. Y es que Carmen Menayo (Puebla de la Calzada, 14 de abril de 1998) volvió el domingo a disfrutar en un campo de fútbol después de ocho meses de baja por una grave lesión de rodilla. La jugadora del Atlético de Madrid disputó la segunda parte del encuentro ante la Real Sociedad con aparente normalidad a nivel físico, pero una evidente e incontenible alegría por haberlo logrado.

«Por fin llegué a la luz al final del túnel», comentó de forma gráfica a sus seguidores en las redes sociales. «Solo lo sabe quien lo siente y han sido 246 días de mucho mucho mucho trabajo diario. Desde el día 1, como os dije hace ocho meses, sabía que esto solo sería una pequeña piedra en el camino. Me gustaría agradecer a todos los que han hecho posible que hoy pudiera estar pisando un terreno de juego de nuevo», añadió.

Volver con fuerza

Y es que la rotura de ligamento cruzado anterior, algo muy frecuente en entre deportistas pero no por ello menos doloroso, le llegó en un momento más inoportuno que nunca. En septiembre de 2020 empezaba una temporada en la que esperaba mantener su progresión, sumando posibilidades para debutar en la selección española absoluta haciendo gala de una enorme polivalencia en defensa y poderío físico. En las categorías inferiores fue una pieza fundamental siempre. Había que asumir el reto de volver con fuerza y para eso ha contado con mucha ayuda.

En acción persiguiendo un balón. ATLÉTICO FÉMINAS

En su recuerdo estuvieron los médicos de Fremap encargados de su operación y los servicios médicos del Atlético «tanto médicos como fisios, que siempre han estado pendientes de mí». A un nivel más individual, mencionó a Iván Cruz, a Borja Presol, a sus compañeras de equipo y amigos y, por descontado, a su pareja, Lola Gallardo, portera del Olympique de Lyon actualmente, aunque su apoyo haya tenido que ser en la distancia.

Toca mirar hacia los próximos retos, como la Copa de la Reina ante el Levante. La única nota negativa de la vuelta fue que el Atlético no ganó el domingo en San Sebastián (0-0) dentro de una temporada muy mejorable. Las rojiblancas son sextas, alejadas de la zona de privilegio en la que han sido habituales en los últimos años. «Ahora es momento de seguir trabajando, de intentar ayudar al equipo en todo lo posible y de prepararnos para afrontar lo que tenemos por delante», remarcó.