«Para mí será un partido especial, no solamente por tratarse de una final de unos playoff de ascenso, sino porque será contra mi exequipo, un club al que le tengo mucho cariño, en el que he disfrutado mucho y he vivido muy buenos momentos, entre ellos ese ascenso a Tercera División». El lateral Ismael ha sido el último en llegar al Coria tras Deme y David López, los tres de pasado colegial, así como el técnico, Raimundo Rosa, ‘Rai’, y también el delantero Iván Fernández. Ismael a La Isla a inicios de temporada procedente del Diocesano, rival con el que dirimirá una plaza en Segunda RFEF, cuestión nada baladí, desde las 19.30 del próximo sábado en campo celeste.

Ismael, de rojo, en un Moralo-Coria, ante Rubén Rivera. Cedida por Ismael

«El partido se presenta complicado, como una final que es», recuerda por su parte el centrocampista Deme. «Las dos veces que nos hemos enfrentado esta temporada hemos ganado por la mínima, pero en los dos encuentros hemos sufrido mucho y está claro que se ve que llegan en un momento muy bueno de forma». El almendralejense recuerda del oponente que «le han ganado dos veces al Moralo fuera y en casa no le ganaron al Montijo de milagro» y que ello sugiere que será complicado llevarse el duelo del fin de semana.

 «Se ve que están más fuertes que cuando nos enfrentamos a ellos hace un mes», aduce Deme, que apela a la hinchada local como baza extra, un factor que sus compañeros también señalan como determinante. «Se tiene que notar que estamos con nuestro público delante y que tenemos que darlo todo. Solamente quedan 90 minutos y hay que estar superconcentrados y superintensos y que el partido no se nos descontrole. Sabemos que son jóvenes y muy rápidos y saber que un gol nos daría mucho porque nos tendrían que hacer ellos dos. Será complicado, pero espero que se decante para nosotros».

Deme, durante un partido.

Deme, durante un partido. Cedida por Deme

De cuando se fue hace dos años, rememora que quedan en los rojillos Miguel, el portero, Jaime Corchado, que ha vuelto, y Manu ‘Carmonita’. Con el que mejor relación tiene, dice, es con Tete, el capitán, actualmente lesionado. «Han cambiado muchísimo», dice.

Felicidad

«Será un partido bonito de jugar ante un club que me dio mucho y viví los dos años más felices de mi vida», apunta mientras tnato el extremo David López. El sanvicenteño lo apunta con nitidez: «me alegra enfrentarme al Dioce en la final, se lo merecen por el gran año que han hecho, pero sí es verdad que me hubiera gustado hacerlo ante otro equipo diferente, ya que allí me trataron genial y tengo muchos amigos dentro»».

«Sabemos a quién nos enfrentamos y que el Dioce es un rival muy fuerte. Los hechos hablan por sí solos. Creo que se han ganado a pulso estar ahí. Se lo merecen», agrega mientras tanto Ismael, que insiste en que será un partido «muy difícil». Y advierte:«el que piense que será fácil está muy equivocado. Será un partido que se va a decidir por pequeños detalles y que al final ellos van a venir a nuestro campo con muchísima ilusión, al igual que nosotros».

El objetivo del Coria según el zurdo cacereño, «es el que es, ganar y ascender como sea y pelearemos por ello». Y pone otro punto a favor en esta motivante meta: «tenemos la baza de nuestra afición, que creo que va a ser clave. Les necesitamos», asegura. Su último mensaje es de cariño hacia los dos clubs. «Desgraciadamente no podemos ascender los dos, que es lo que me gustaría». acota. 

«Sólo puede quedar uno y espero que seamos nosotros. Tenemos muchas ganas. Estamos muy cerquita, a un paso del objetivo y será un encuentro que todos queremos jugar. Muchos jugadores se cambiarían por nosotros. Hay que ir a muerte y dar lo mejor de cada uno de nosotros», dice el defensor.

David López, el que más tiempo lleva en el club del Alagón, expresa su deseo de que «gane el mejor y se disfrute del partido. Ojalá el ascenso se quede en Coria», manifiesta con nitidez. Como sus dos compañeros, ve un factor clave en la grada de La Isla. «Yo creo que la afición del Coria demostró que quiere fútbol y este fin de semana se dejarán la voz», reflexiona antes de decir con contundencia que, en realidad, «será el partido más importante de la historia del club».