Si el Mérida anunciaba el pasado miércoles la salida definitiva del club de un central (Erik Ruiz) y la renovación de un mediocentro (Mario Robles), este jueves ha anunciado lo contrario. 

El zaguero que se queda es Nacho González y el centrocampista que no continúa al final es Carlos Selfa. Ambos llegaron la temporada pasada, aunque en el caso deSelfa fue en el mercado de invierno. Sus minutos en el equipo fueron de calidad y sobriedad como pivote defensivo pero sus problemas físicos le hicieron no tener la continuidad deseada. 

El mediocentro pertenecía a una lista de futbolistas que publicó el club el pasado 12 de mayo en los que «su situación se valorará en las próximas semanas». 

De entre todos ellos se conoce que no seguirá Marc Fraile ni tampoco Dani García, de quien se ha conocido que acaba de fichar por el Real Murcia. Todavía no se ha informado de los casos de Gian ni de Rubén Valverde.

Por su parte, Nacho González solo se perdió dos encuentros la pasada campaña formando dupla en el eje de la zaga junto a Erik Ruiz, marcando además el último gol de la temporada, de ahí que fuera una de las renovaciones claves para el club emeritense. 

Esta sexta continuidad más la llegada de Bonaque, y a la espera de que pueda llegar algún central más, supone que el Mérida tenga apuntalada el centro de la defensa con estos dos futbolistas más la polivalencia de Mario Robles.

De los futbolistas a los que se les ofreció la renovación, todavía no se conoce el futuro del portero Javi Montoya, de los centrocampistas Marc Carbó y Edu Cortina, ni del extremo Álvaro Barbosa.

De aquellos a los que no se les ofreció seguir, se ha conocido que Javi Zarzo ha fichado finalmente por el Alzira.