La Federación Extremeña de Lucha se muestra satisfecha por el aumento que se ha registrado en número de clubs en la región, pasando de cinco a once, y también por el incremento en el número de licencias que maneja. Ahora son más de 300, casi un 25% más con respecto al año anterior.

Roberto Rubio, presidente federativo, destacó en la reciente gala anual, que tuvo lugar en Cáceres, que se ha gestionado bien la situación durante la crisis sanitaria, «por seguir luchando, por mantener a todos los deportistas y por seguir ensalzando los valores de la federación en sus municipios».

Los quince medallistas extremeños en Campeonatos de España fueron homenajeados, así como el periodista de El Periódico Extremadura José María Ortiz y Jairo Costa con respectivas medallas de bronce al mérito deportivo e Iván Rodríguez, Lorenzo Pérez y Javier Zaballos con las de plata «por todo el trabajo que hacen en pro de las disciplinas de la lucha en la región».

También recibieron placas de la federación José María Benito García y Ángel Luis Giménez Bravo, «agradeciendo así los impulsos que realizan para que esta territorial siga hacia adelante situándola como un referente en la comunidad autónoma».

Específicamente recibió reconocimiento José María García, presidente de la federación durante los últimos años y que actualmente es presidente de honor «por todo el trabajo que ha llevado a cabo».

Además, les fueron impuestas las medallas de oro al mérito deportivo de la Federación Madrileña de lucha y de bronce de la Federación Española al propio presidente extremeño, Roberto Rubio.

También se agradeció la colaboración «esencial» de Caja Rural de Extremadura, que estuvo presente en la gala a través de su director, Javier Expósito,

La Federación Extremeña de Lucha forma parte de la federación nacional con presencia en multitud de localidades de la región extremeña. Destaca que «sigue en pleno proceso de crecimiento y expansión para conseguir la promoción y difusión de esta modalidad».