Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda RFEF

Alivio para el Don Benito y amargor para el Montijo

Los rojiblancos se imponen al Montijo con un solitario gol de Dani Martínez en el tramo final y respiran en busca de la salvación

Los jugadores del Don Benito celebran el gol ante el Montijo. NOELIA GALLEGO

1 CD Don Benito: Sebas, Gonzalo, Lolo Pavón, Guijarro, Herrera, Carlos López, Manu Míquel, Abraham (Dani Martínez, min. 65), Raly (Álex Jiménez, min. 93), Turmo (Santana, min. 76), David Agudo (Isa Drammeh, min. 93). 

0 UD Montijo: Tienza, Richard, Gabri, Javi Chino, Razván (Molina, min. 59), Rodao, Calin, José Ángel, Barragán (Amaya, min. 86), Tarek (Joel, min. 26), Dani Segovia. 

Árbitro: Peña Varela (andaluz).  Amonestó a los locales Abraham Pozo y Santana y a los visitantes Dani Segovia y Richard. 

Goles: 1-0 Dani Martínez (min. 83).

Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésimo segunda jornada disputada en el Vicente Sanz ante unos 900 espectadores.



Ni el mejor de los guionistas hubiera escrito un final de liga tan apasionante para Don Benio y Montijo. Los unos porque se van a jugar sus opciones de salvarse hasta el final de liga. Los otros porque continúan en pie en la lucha por la promoción de ascenso a pesar de haber recibido golpes por todos los costados, el último ante los rojiblancos en el Vicente Sanz por 1-0 gracias a un gol de Dani Martínez en el tramo final del encuentro. Todo ello en un partido poco vistoso y sin demasiado brillo, pero a estas alturas lo único que le importa a cada equipo es sumar de tres. 

No fue la primera parte entre los dos equipos una oda al fútbol de ataque, menos aún en el Montijo, que desde el primer momento tuvo claro que si alguien tenía presión por ganar ese debía ser el Don Benito. De hecho, desde el comienzo pudo verse cómo el conjunto de Juan Marrero decidió dejarle a los rojiblancos el control del balón. No obstante, a los de Roberto Aguirre tampoco pareció que les sorprendiera demasiado el planteamiento inicial de los montijanos, que aún así fueron los primeros en probar fortuna de cara a puerta. Nada más comenzar era José Ángel el que probaba fortuna con un disparo que Sebas Gil atrapó sin mayores problemas. 

Pero esa llegada de los montijanos no fue más que un espejismo, porque a partir de entonces, y durante un gran tramo de la primera parte, el Don Benito fue quien dominó el balón sin contemplaciones. Y poco a poco fue cómo el cuadro dombenitense comenzó a crecer sobre sí mismo para llegar a la portería de Tienza. Primero con un llegada desde la frontal de Manu Míquel que se marchó fuera y luego con una buena internada de Raly por banda, muy incisivo durante los primeros 45 minutos, que acabó en córner. Aunque la ocasión más clara de los rojiblancos en la primera parte fue la que tuvieron en sus cabezas David Agudo y Gonzalo. Ambos se estorbaron en un centro desde la banda izquierda que se paseó por el área pequeña ante la mirada atónita de la defensa visitante.  

Y es que el Don Benito continuaba siendo dueño y señor del balón ante un Montijo que no quería apretar mucho arriba, pero que tampoco podía. Solo José Ángel y Eduard Calin parecían querer aguantar algo el balón para dar oxígeno a un Montijo mermado físicamente con el paso de los minutos. De hecho, fue el centrocampista rumano el que tuvo una buena ocasión en sus botas cuando al final de la primera mitad probó fortuna con un disparo que se marchó desviado de la portería de Sebas Gil tras una bonita jugada colectiva de los de Juan Marrero. 

Segunda mitad  

En la segunda parte solo los primeros minutos invitaron a pensar que el Montijo podría dar un paso hacia adelante en busca de la victoria, pero nada más lejos de la realidad. Aún así rozaron el primero con un centro envenenado de José Ángel dentro del área al que no llegó Segovia por centímetros. Así que reaccionó pronto el Dépor con su ocasión más clara del partido. Lolo Pavón, de cabeza a la salida de un córner, estrelló en el palo su remate. Poco después, Raly Cabral, imitaba a su compañero con un mano a mano ante Tienza, pero el portero de Talavera la Real sacó un pie providencial para salvar a su equipo y de paso llenar de nervios al Don Benito, esos que borró de un plumazo Dani Martínez a falta de menos de diez minutos para el final cuando recogió del cielo un balón que transformó en oro puro con una volea imposible para el portero del Montijo. Éxtasis y júbilo en las gradas locales. Decepción en las caras del Montijo. De ahí al final los de Marrero sacaron fuerzas de flaqueza para intentar remar en busca del empate, pero esta vez sí, el Don Benito supo gestionar los minutos finales para amarrar una victoria que les acerca a la salvación a falta de saber lo que hacen hoy Antequera y Cádiz B en sus respectivos encuentros del campeonato doméstico.

Compartir el artículo

stats