Kiosco

El Periódico Extremadura

BALONCESTO. LEB ORO

Al Cáceres se le pone cuesta arriba

Los verdinegros pagan su irregularidad en Lleida y tendrán que remontar un 2-0 en contra a partir de este viernes

Shaquille Cleare machaca la canasta del Cáceres. POL PUERTAS

98 - ICG Força Lleida: Miguel González (7), Juani Marcos (20), Thomas Schreiner (14), Michael Carrera (15), Idji Badji (14) -cinco inicial- Mark Hughes (6), David Cuéllar (0), Albert Lafuente (6), Shaquille O’Neal Cleare (8), Matej Kavas (8), Rubin de Celis (0).

75 - Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Devin Schmidt (21), Ben Mbala (15), Jorge Sanz (2), Manu Rodríguez (10), Romaric Belemene (9) -cinco inicial- Mateo Díaz (0), Jaume Lobo (1), Julen Olaizola (7), Duje Dukan (7), Carlos Toledo (3).

Marcador por cuartos: 21-12, 40-35 (descanso), 72-52 y 98-75 (descanso).

Árbitros: García León, Muñoz García y Checa Nebot. Sin eliminados.

Incidencias: Segundo partido de los ‘playoffs’ de la LEBOro. Gran entrada en el pabellón Barris Nord con la presencia de unos 3.000 espectadores.

Apareciendo solamente en un cuarto de los cuatro es muy complicado pensar en un triunfo a domicilio en los playoffs de la Liga LEB Oro. No fue la mejor versión de Cáceres la que apareció en el segundo envite de la serie en Lleida, un encuentro que los locales ganaron prácticamente a placer (98-75). Y es que los de Roberto Blanco sólo dieron la cara y mostraron su calidad en el segundo cuarto para meterse en el partido. No obstante, los otros tres fueron muy deficientes y en un ambiente tenso, un partido tenso, con muchos choques, antideportivas y técnicas, los locales se llevaron el gato al agua para poner el 2-0en la serie, que ahora se va a tierras cacereñas a partir del viernes con el tercer partido.

El primer cuarto resultó para olvidar, un suplicio para los extremeños ante un Lleida al que le salía todo de cara. De salida, un contundente 11-3 obligaba al primer tiempo muerto por la vía rápida de Roberto Blanco, y es que a los extremeños no les salía nada en ninguno de los dos lados del campo.

Malos porcentajes de lanzamiento, consecuencia de una errática selección en los tiros, condenaban a Cáceres a remar contra corriente y contra un pabellón de Barris Nord con un ambiente demasiado caldeado empujando a los suyos. Apenas un triple de Schmidt en el compás final pudo aliviar un tanto las penas de los visitantes, pero respondía Cleare a menos de diez segundos para el final poniendo el 21-12.

De salida en el segundo periodo las cosas no pintaban mucho mejor, ya que Hughes y una bandeja de Lafuente iban aumentando la máxima renta a favor de los leridanos, en ese momento catorce puntos. Olaizola rompía al fin esa espantosa dinámica, pero cuando Lleida se iba de catorce con triple de Hughes (30-16), Blanco pedía de nuevo un tiempo.

La máxima de ICG Força Lleida quedó establecida en un más 16, doblando a una escuadra cacereña que parecía deambular por el parquet con un 32-16 llevando al éxtasis a la parroquia local.

REACCIÓN SIN CONTINUIDAD

Pero ahí salió a relucir la mejor versión de Cáceres Patrimonio de la Humanidad. El equipo se puso las pilas en defensa, supo desquiciar a los locales y en ataque todo fluía de una manera muy diferente. A pesar de un gorrazo espectacular de Badji, Cáceres anotaba sin descanso recortando las distancias de los leridanos, con acciones como un mate de Mbala que ponía el 35-26 y obligaba al tiempo muerto de los locales.

Se calentaba ahí el encuentro, con gestos a la grada, un ambiente muy feo ciertamente y un par de técnicas señaladas por los colegiados. Un triplazo de Romaric Belemene en los compases finales dejaba la cuestión muy apretada de cara a la segunda mitad con un 40-35 que lo dejaba todo muy abierto, parcial final de 8-19 para los extremeños, liderados por un Devin Schmidt que era objeto de las iras del público, cuestión de veteranía y de carácter.

Salida fuerte de los leridanos, más diez con un triple y 45-35 en un parcial de 5-0 en un parpadeo. Fue un preludio de ,lo que iba a ser un tercer cuarto con la defensa extremeña de mantequilla, un caramelito para el ataque de un Lleida que se volvió a escapar en el marcador con gran comodidad cómo y cuándo quiso.

SIN OPCIONES

Schreiner, el veterano austriaco experto en ascensos a ACB y el interminable africano Badji en las pinturas lideraban el juego ofensivo de los leridanos en esa fase, con un alley hoop de Badji que levantó al público del Barris Nord, matazo y 51-39. Mbala era de los pocos que respondía en el bando cacereño, mientras el joven argentino Juani Marcos hacía diabluras y un triple suyo junto a otro de Schreiner disparaban la renta catalana a un 57-42. Tiempo muerto de Blanco en el ecuador del periodo, pero pocos atisbos de reacción extremeña.

Apenas un triple de Manu, pero pronto respondido por el trabajo en bloque de ICG Forca Lleida. Una feísima falta de Mbala sobre Carrera encendían aún más al graderío, con técnica al míster local Gerard Encuentra por sus protestas continuas. Carrera, el venezolano, ponía una máxima de 17 y aunque Dukan contestaba con un triple, lo mismo lograba Schreiner en el ataque siguiente. Muy fallón Cáceres, mientras Lleida seguía trabajando muy bien sus ataques con canastas fáciles para alcanzar al final los veinte puntos.

MINUTOS INÚTILES

Con 72-52 comenzaba el último acto en Barris Nord, y aunque una gran asistencia de Devin a Toledo abría la cuenta, la zona 2-3 de Roberto Blanco era asaltada por los bombarderos leridanos en la larga distancia. Triple de Kavas para poner 23 de ventaja y los locales que penalizaban esa defensa extremeña desde lejos, con el descaro de Juani Marcos poniendo un 81-55 a ocho minutos del final. El tiempo muerto de Cáceres ni siquiera podía maquillar el electrónico, ya que con el pescado vendido, cocinado, devorado y digerido Lleida alcanzaba los treinta de margen.

Un festival local con una antideportiva a Devin Schmidt para redondear la fiesta en las gradas --qué animadversión hacia el talento de Cáceres-- pero que en los compases finales sí pudo recortar Cáceres de la mano de Mbala. La serie se va ahora hacia Extremadura con el 2-0 en todo lo alto.

Compartir el artículo

stats