Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Fútbol Primera Federación Femenina

Elsa, la felicidad en casa del Cacereño Femenino

La defensa y centrocampista dice estar disfrutando del fútbol en el equipo de su ciudad, en el que es ya una clásica en el club. Su entrenador destaca de ella su sacrificio por el colectivo

Elsa Guerra, en primer término. Detrás, su compañera Nerea y su entrenador, Ernesto Sánchez. Cacereño Femenino

Se desprende un halo de pasión indisimulado en el primer minuto de charla con Elsa Guerra Arroyo (Cáceres, 15 de enero de 1996). Se percibe, con evidencia casi empírica, que la protagonista le gusta sobremanera lo que hace. Le encanta ser futbolista a esta defensa-centrocampista de contención del Cacereño Femenino, pero también le motiva el reto de completar con éxito su otro objetivo: aprobar las oposiciones de celadora y auxiliar de enfermería que prepara. La vida y sus retos. La vida misma.

«Empecé en el Arapiles, después pasé al Diocesano y de ahí, en la temporada 14-15, me fui al Femenino Cáceres. Excepto un par de meses en los que me marché al Pozoalbense, siempre he estado aquí, en mi casa», dice Elsa, quien asegura que tiene un evidente «sentimiento de club» en el CPC femenino.

Nombres cercanos 

En todos estos años ha conocido a muchas compañeras y, con todas ellas, afirma, ha tenido una buena relación. Especialmente clave en su carrera, y fuera del fútbol, «porque me ha ayudado mucho siempre», ha sido la portera Tatiana. El carisma de la meta de Monroy, explica, ha sido clave en todo este tiempo en un equipo en el que igualmente están como representación cacereña la también meta Delia o la central María Corbacho. 

Del mismo modo, su familia, con su ayuda, ha sido determinante en su bienestar como deportista. «Ellos están super felices con todo lo que me ha pasado, con las selecciones, con el equipo», apunta la jugadora.

Su entrenador, Ernesto Sánchez, engrosa la nómina de imprescindibles en su carrera, capaz de darle oportunidades a una jugadora a la que alaba, especialmente en actitud. «Su perfil es defensivo, con gran trabajo en la sombra en el centro del campo. Intenta estar siempre bien colocada, bien en el juego aéreo y por abajo. De central da buena salida al balón y busca una colocación adecuada para generar superioridades. En medio campo intenta dar siempre equilibrio». Es el dibujo que hace el técnico de ella, quien también recuerda que su salida hace tres años durante unos meses le hizo «valorar lo que tenía en casa. Es una jugadora con una clara vocación de ayuda colectiva, que siempre suma, no es estridente, no da voces, pero siempre comunica. Es uno de los valores de cantera que tenemos por su formación con nosotros y es pieza importante del equipo», recuerda.

Elsa Guerra, golpeando el balón. Cacereño Femenino

 «A mí me gusta jugar más en medio campo, porque tienes más presencia, puedes atacar más, correr más.De central, a veces, que casi no tocas la pelota, como los porteros», dice ella cuando se le pregunta sobre sus preferencias. En su autoanálisis, coincide con su entrenador al hablar de que entre sus mejores virtudes está su inteligencia a la hora de posicionarse en el campo y la de considerarse «bastante trabajadora», sin querer hacer más ruido que nadie.

El domingo (12.00 horas, Manuel Sánchez Delgado) ante el Deportivo Abanca de La Coruña, desconoce si será titular o irá al banquillo. Ella sabe que es importante, juegue o no, y por ello se siente útil en un equipo que espera complete una buena temporada y acabe lo más arriba posible en la clasificación.

Dice que aún queda «mucho muchísimo» para igualar a hombres y mujeres en el deporte, «aunque se haya avanzado en estos tres últimos años». Al menos, saluda con positividad que su club disponga en su cuerpo técnico de una psicóloga, la histórica exjugadora Puerto Pérez.

Compartir el artículo

stats