El expresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) Victoriano Sánchez Arminio ha solicitado a la Audiencia Nacional que archive para él el caso Soule, que investiga a la anterior cúpula de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y en el que fue imputado en relación a un presunto mal uso de fondos.

El juez que está a cargo de esta causa, Alejandro Abascal, dio por concluida hace unas semanas la investigación, en la que imputó a Sánchez Arminio y al ex secretario general del CTA Raúl Massó para investigar el destino de 7,9 millones de euros para gastos arbitrales, por orden de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

La Sala estimó parcialmente el pasado marzo un recurso de LaLiga al respecto, respaldado por la Fiscalía, e instó al juez a interrogar como imputados a los dos exdirigentes arbitrales y también al expresidente de la RFEF Ángel Villar, uno de los investigados en el caso desde su inicio en 2017.

La Fiscalía aludió a una "presunta desviación de fondos aportados por la LNFP a la RFEF, con destino finalista, en virtud de los convenios de colaboración suscritos entre ambas asociaciones en los años 2006, 2010 y 2014, y su aplicación a fines distintos de los previstos".

Según indicó, los informes periciales revelan que "las aportaciones realizadas por LaLiga a la RFEF correspondientes a los honorarios arbitrales exceden de los gastos contabilizados por la RFEF en 7.999.013,18 euros correspondientes a estos conceptos" y dicha diferencia no está "justificada".

El pasado 17 de abril, Sánchez Arminio compareció, junto a Massó, en calidad de investigado, en la Audiencia Nacional, después de haberlo hecho como testigo años antes, al inicio de la investigación, y no declaró al ratificarse en lo que ha ya había manifestado en la prueba testifical.

Unas semanas después, el juez acordó poner fin a la investigación y rechazó asimismo las peticiones de Sánchez Arminio y Massó de archivar el caso para ambos, al considerar, según su auto, que no era el momento procesal oportuno para decretar el archivo para ambos, ya que eso se decidirá cuando dicte el auto de procesamiento.

Victoriano Sánchez Arminio, que presidió el CTA entre 1993 y 2018, discrepa de esta opinión y ha presentado recientemente un recurso ante la Sala de lo Penal en el que expone todos los argumentos que, considera, avalarían archivar la causa para él, según han informado a EFE fuentes jurídicas.

La decisión del juez de cerrar la investigación también ha sido recurrida por LaLiga, en calidad de acusación, según avanzó 'Vozpópuli' y confirmaron a EFE las fuentes consultadas.

LaLiga considera que el último informe remitido por la Intervención General del Estado (IGAE) no aclaró si existió desvío de fondos, ni cuantificó dicho desvío, como indicó en el escrito en el que pedía al juez que prorrogase dos meses más la investigación.

El caso Soule salió a la luz el 18 de julio de 2017, aunque se inició por orden del juez Santiago Pedraz a principios de 2016, por una denuncia presentada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) por administración desleal contra Ángel María Villar, presidente del organismo de 1988 a 2017.

El caso investiga por posibles delitos de administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares a anteriores responsables de la RFEF, ya que el juez Pedraz consideró que Villar presumiblemente tejió un "entramado" y una red de "clientelismo" que permitió "el desvío de millones de fondos, tanto públicos como privados, del ente federativo".