EUROPA LEAGUE

Sancionan a Mourinho con cuatro partidos por acosar a Taylor, árbitro de la final de la Europa League

La UEFA castiga al entrenador luso, que esperó al colegiado del encuentro que su equipo perdió contra el Sevilla en los penaltis

El organismo también multa a la Roma debido a los destrozos causados por sus aficionados en el Puskas Arena de Budapest

Jose Mourinho recrimina una acción a Anthony Taylor durante la final de la Europa League.

Jose Mourinho recrimina una acción a Anthony Taylor durante la final de la Europa League. / EPC

Denís Iglesias

La UEFA anunció el castigo contra José Mourinho, entrenador de la Roma, por su reacción tras perder la final de la Europa League ante el Sevilla. En un comunicado, el máximo organismo del fútbol europeo rsuelve "suspender al técnico por los próximos cuatro partidos de competición de clubes de UEFA en los que de otro participaría". El motivo de la sanción es "dirigir lenguaje abusivo al árbitro principal del partido". Se refiere al colegiado inglés Anthony Taylor, al que el portugués esperó en el aparcamiento.

"Una jodida vergüenza"

Tras perder en los penaltis contra el SevillaMourinho se mostró muy crítico con la actuación del árbitro inglés en la rueda de prensa posterior a la final de Europa League que el equipo de Mendilibar venció en la tanda de penaltis. Durante los 90 minutos y la prórroga, el portugués estuvo muy activo en la banda.

Después de la final, el entrenador luso fue captado en el párking del estadio dirigiendo su enfado al equipo arbitral, diciendo que había sido "una jodida vergüenza". Como parte de su 'show', el portugués tiró la medalla de subcampeón al público. "Yo no acepto estas medallas", aseguró.

Momento en el que Jose Mourinho se quita la medalla.

Momento en el que Jose Mourinho tras la final de la Europa League. / EP

Mourinho: "El árbitro parece español"

El entrenador de la Roma puso varios ejemplos de lo que él consideró como decisiones erróneas de Taylor. "Basta con ver la boca de Ibáñez y se entiende todo, con ver a Lamela que ha tirado un penalti y que tenía que haber sido expulsado; basta con ver que el equipo que jugó mejor en el primer tiempo es el que ha terminado con tres amarillas. Pellegrini se cae y es amarilla, Ocampos simula y no hay amarilla".

Todo esto llevó a Mourinho a decir que "el árbitro parecía español con tantas tarjetas amarillas". El portugués ocupó gran parte de su comparecencia para denunciar lo que él consideró como el doble rasero de su primera gran final europea perdida. "Cuando le tenía que sacar la segunda a Lamela, él no la sacó. Y luego marcó uno de los penaltis. Es una injusticia", insistió el técnico de la Roma, que fracasó en el intento de ganar su segundo torneo continetal tras la consecución de la Conference League.

Múltiples sanciones a la Roma

Por este motivo, la Comisión Disciplinario del organismo europeo acusó al entrenador portugués de "lenguaje insultante/abusivo contra un oficial de partido" El Órgano de Control, Ética y Disciplina de la UEFA además multó a la Roma con 50.000 euros y prohibe al equipo vender las entradas a sus aficionados visitantes para el próximo duelo de competicion organizada por la UEFA. El motivo de esta sanción es "encender fuegos artificales, lanzar objetos y generar disturbios en la grada".

Además, impone otros 5.000 euros por conducta impropia del equipo italiano. Finalmente, la UEFA insta a la Roma a "que se ponga en contacto con la Federación Húngara de Fútbol en un plazo de 30 días" para la reparación de los daños causados por los 'tifosi' italianos. En concreto, se refiere a "las papereras rotas, los enchufes y asientos rotos en el estadio de la final", el Estadio Puskas Arena.